Acelerar el metabolismo es el "truco" más eficaz para adelgazar rápido.

Se designa así a los procesos físicos y químicos que intervienen en la producción de energía del organismo, juegan un importante papel en el aumento y la pérdida de peso. Activar el metabolismo conseguirá un mayor gesto energético y, por ende, un adelgazamiento veloz.

El metabolismo es un proceso vital para todos los seres vivos, consigue que seamos capaces, por ejemplo, de respirar o de hacer la digestión.

¿Por qué hay personas de metabolismo más lento?

El metabolismo puede acelerarse con varios trucos Pexels

Las diferencias en el metabolismo surgen, en su mayor parte, debido a las diferencias en las cantidades de grasa en comparación con la masa magra en el cuerpo de una persona. Cuanta más masa magra y menos grasa corporal, más eficientemente funcionará el metabolismo.

¿Cómo se acelera el metabolismo para adelgazar más rápido?

Acelerar el metabolismo implica adelgazar más rápido Pexels

El secreto es hacer más ejercicio y desarrollar músculo para conseguir más masa magra. Combinar cardio con fuerza es la mejor opción.

Los ejercicios aeróbicos implican un gasto rápido y elevado de calorías, pero a veces un entrenamiento en se utilicen pesas puede ser más efectivo, porque de esta manera el músculo trabajará intensamente y elevará el metabolismo basal recurriendo a los depósitos del organismo.

Una vez finalizado el entrenamiento estos músculos siguen necesitando oxígeno y el organismo seguirá quemando calorías para facilitarlo.

Otros trucos para acelerar el metabolismo y adelgazar más rápido

El estado de salud incide en el metabolismo

El estado de salud incide en el metabolismo Pexels

Otro truco para acelerar el metabolismo es prestar atención a la alimentación. La comida picante puede ayudar, porque aumenta la producción de calor en nuestro cuerpo, lo que lleva a que se quemen más calorías. Este efecto no dura para siempre: un buen comienzo es añadir una cucharada de chile verde o jengibre a la comida. 

Te puede interesar:

El estado de salud también interviene directamente en el metabolismo. Una tiroides hiperactiva, por ejemplo, haría que una persona quemara energía más rápido, pero si no se trata puede provocar problemas de salud graves.

Una tiroides poco activa, por otro lado, tendría el efecto contrario, aunque ambas condiciones se pueden mitigar con la medicación adecuada.