Kim Kardashian, de 42 años, que colabora frecuentemente con Balenciaga, ha roto su silencio después de que muchos acusaran a la firma de moda de sexualizar a los niños en su reciente anuncio navideño, que parece mostrar a niños sosteniendo osos de peluche vestidos con ataduras sadomasoquistas, según informa “People”.

“He estado callada durante los últimos días, no porque no me hayan disgustado e indignado las recientes campañas de Balenciaga”, comienza así su comunicado en Twitter. “Pero porque quería tener la oportunidad de hablar con su equipo para entender por mí misma cómo pudo haber sucedido esto”. Y añade: “Como madre de cuatro hijos, me han conmocionado las imágenes perturbadoras. La seguridad de los niños debe tener la máxima consideración, y cualquier intento de normalizar el abuso infantil de cualquier tipo no debe tener cabida en nuestra sociedad”, señala.

Agradezco la eliminación de las campañas y la disculpa de Balenciaga. Al hablar con ellos, creo que entienden la gravedad del problema y tomarán las medidas necesarias para que esto nunca vuelva a suceder”, concluyó. Asimismo, confirmó que estaría “revaluando” su relación con la marca.

La casa de moda de lujo Balenciaga pidió perdón la semana pasada por presentar a niños abrazando ositos vestidos con prendas bondage. Las imágenes, con varias niñas y niños con peluches con tangas y bridas y correas sadomasoquistas, se colgaron en la web de la marca y estaban vinculadas con la campaña Balenciaga Gift Shop. Los pequeños lucían vestidos de la línea Balenciaga Kids.