¿Eres de esos a los que le encanta comprar ropa y tener en el armario la últimas tendencias? Si la respuesta es afirmativa, seguramente tampoco te guste tirar nada. A veces acumulamos ropa porque nos da pena tirarla o bien porque pensamos que en algún momento podremos volver a ponérnosla. Cuando nos damos cuenta tenemos los armarios repletos y ya no queda sitio para esa nueva que entra pero si tienes a desprenderte de ella, hay unos trucos que puedes utilizar para darle una segunda vida a esa ropa que está cogiendo polvo guardada:

Getty Images

Arréglala o personalízala

No hace falta que seas un maestro o una maestra de la aguja y el hilo. Algo tan sencillo como cambiar unos botones puede lograr que reviva una camisa que nos parecía sosa. Basta con ponerle unos flecos o teñir tus prendas con restos de comida. O tal vez hacer un remiendo creativo a esos pantalones, con un poco de hilo de colores.

Hazte una bolsa para ir a la compra

Hay decenas de ideas para transformar una vieja camiseta en algo tan práctico como una bolsa de tela para ir a la compra. Lo más fácil es usar una camiseta de tirantes y coser la apertura inferior. Usa los tirantes como asas y refuerza el bajo de la bolsa para que aguante más.

Trapos de cocina

Tan sencillo como cortar la ropa que esté estropeada en cuadrados del tamaño que prefieras.

Un delantal con una camiseta

Corta las mangas de una camiseta grande. Después recorta la espalda, y guarda dos tiras largas de la tela que saques de ella: te servirán para anudarte el delantal. Cose una tira a cada lado, ¡y listo!

Relleno para pufs

Es tan sencillo como coser una sábana y rellenarla con toda esa ropa que te sobra.

Funda de cojín con una camisa.

Solo necesitas recortar tu camisa con la forma que tenga el relleno, y coserla.

Manopla de cocina con un calcetín

Puedes darle una segunda vida incluso a esos calcetines que están agujereados o sin pareja. Puedes utilizarlos como una manopla para la cocina con la que sacar tus bizcochos del horno sin Cuento más mullido sea el calcetín, mejor. Usa varios para mayor protección.

Una bandada para el pelo o el cuello

Una vez que has cortado un cuadrado de tu prenda puedes darle muchas vidas. Por ejemplo, puedes usarlo como diadema o como bandana para el pelo. Solo tienes que unir dos esquinas para formar un triángulo. Después, dóblalo sobre sí mismo para formar una tira. También sirve para decorar tus coletas: átate el pelo con una goma y rodéalo después con tu pañuelo. 

Envolver las asas del bolso o la correa de la cámara

Corta un trozo de tela y enróllalo a las asas de un bolso aburrido para darle una vida nueva. Con la misma técnica, también puedes utilizar tu trozo cuadrado de tela como correa de la cámara réflex. 

Un edredón o manta de patchwork

El patchwork te permite combinar retales sacados de diferentes prendas y tejidos. Cóselos entre sí y personalízate una manta para el invierno.

Una cama para mascotas

La ropa de cama vieja puede ser perfecta para obtener la materia prima que necesitamos para hacer un colchón para mascotas.