Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puntadas viguesas para novias únicas

La firma de ropa nupcial triunfa desde su taller en Madrid

La diseñadora Raquel Ferreiro. // FdV

La diseñadora Raquel Ferreiro. // FdV

Únicas e irrepetibles. Así son las novias de Raquel Ferreiro, diseñadora viguesa que acaba de recibir la Medalla de Oro de la Asociación de Profesionales de la Imagen de España que premia a las empresas y profesionales más destacadas del panorama nacional en el área de la imagen. "Un premio siempre es un orgullo y una motivación extra para seguir trabajando", asegura la diseñadora de moda nupcial y de fiesta.

Hasta doce horas diarias se pasa la creadora viguesa entre telas e hilos en su taller de Madrid, donde confecciona el traje soñado a cientos de novias que buscan ser ellas mismas también el día de su boda. "Trabajamos con un tipo de novia que busca un vestido que sea una versión de boda de sí misma y con el que no se sienta que va disfrazada", explica. Esto, con los mejores tejidos y con acabados artesanales.

Raquel Ferreiro se licenció en Arquitectura en la Universidad de A Coruña y estuvo trabajando como arquitecta en esa ciudad durante cinco años antes de saltar del diseño de casas al de ropa. Empezó haciendo cursos como afición y terminó matriculándose en Diseño de Moda. "A nadie de mi entorno le sorprendió que dejara mi trabajo para hacer diseño porque es lo que siempre me ha gustado. Siempre tuve todo su apoyo. Me encanta Arquitectura y no me arrepiento de haberla estudiado, pero si entonces hubiera habido una carrera de moda, es la que habría hecho", dice.

Hace tres años y medio, abrió su propia firma, Raquel Ferreiro, en Madrid, y conocidas revistas de moda y blogs de moda se han hecho eco de sus creaciones, que ya se han ganado un destacado puesto en el diseño nupcial. Las redes sociales, en especial Instagram y Facebook, también están jugando una importante baza en la difusión de su trabajo.

Antes de coger la tijera, Ferreiro mantiene con la novia una primera reunión, de dos horas, para conocer su personalidad y gustos, dos claves para acertar con el diseño. "A veces, viene con la idea de hacerse un vestido que ha visto en una revista o en internet, que no suele ajustarse a la realidad porque las fotos están retocadas o la modelo mide 1,80 y viste una 36 y a la novia de la vida real no le favorece. Pero mi trabajo también es mostrarle cómo le quedaría su propuesta y trabajar en otras opciones que se ajusten más a ella y con las que, desde luego, no solo se sienta guapa el día de su boda, sino también cómoda", explica.

Las novias de Ferreiro rompen con las aún encorsetadas tendencias nupciales y se atreven con un toque de color en sus vestidos: cinturillas negras, bordados en color champagne, telas de encaje verde, tejidos en amarillo o con motivos florales... Incluso el velo, si lo lleva, puede romper con la gama de los blancos y lucir en otros colores, como el rosa palo. Cada novia es única.

Compartir el artículo

stats