Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A perros y gatos les deprime el verano

Las mascotas sufren ansiedad al separarse de sus dueños, ahora más que nunca mal acostumbradas por el confinamiento: buscar “canguros” o llevárselas, la solución

Susana González con Dingo, Siria y Roma (de izquierda a derecha), sus perros

Susana González con Dingo, Siria y Roma (de izquierda a derecha), sus perros

Lucas, un gato siamés de pelaje oscuro, nunca había salido de casa, tampoco le habían dejado solo tanto tiempo. Su primera vez fue cuando Carlota García y su familia se fueron de vacaciones a Tenerife una semana. Su tía era la encargada de ir todos los días a darle de comer y limpiarle la arena. “Pasaban los días y cada vez comía menos, así que cuando llegamos le llevamos al veterinario porque le veíamos mal. Tenía depresión”, comenta la joven gijonesa.

Los animales de compañía viven este tipo de situaciones cada verano cuando sus familias hacen las maletas para pasar unos días fuera de la ciudad. Este año el problema se magnifica, pues el confinamiento y las restricciones crearon lazos más estrechos entre ambos. Unos crecieron con esa atención continua, mientras que otros se acostumbraron a la compañía las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La vuelta de esta nueva normalidad, incluidas las vacaciones de sus dueños, está teniendo consecuencias en la salud de esos animales en forma de estrés y ansiedad. Según datos de la Real Sociedad Canina de España (RSCE), más de la mitad de los perros sufren síntomas de ansiedad por la separación.

La gijonesa Begoña Lana con su perra Bimba, a la derecha

Para aquellos con la mirada puesta en las vacaciones existen diferentes opciones si no quieren que sus mascotas sufran: desde dejarlas en el propio hogar al cuidado de otros, hasta recurrir a los novedosos hoteles. Sin embargo, a la hora de escoger una de las opciones siempre se debe de tener en cuenta la personalidad y carácter del animal, el presupuesto disponible y la situación personal de cada uno.

Los gatos son animales territoriales, muy susceptibles a los cambios. Llevarlos a un lugar desconocido les puede generar estrés. Ignacio Duch, I&D manager de Sanicat, explica que aunque los gatos parezcan animales independientes, la realidad es que “requieren atención diaria por nuestra parte y con dejarles kilos de comida y litros de agua no es suficiente, si pensamos ausentarnos unos días”.

Para periodos de ausencia más largos, Sanicat recomienda llevar el gato a casa de un amigo o familiar, teniendo en cuenta que necesitará un tiempo de adaptación. Jennifer Pérez deja a su gata Lana en casa cuando se va de vacaciones. “Es muy territorial y no se puede sacar de casa”, confiesa la avilesina. Es alguien de su círculo cercano quien se encarga de ir a verla a diario pero, aún así, dice que “los primeros días no se acerca a nadie”. Eso sí, cuando vuelve Lana está todo el día detrás de ella.

Lo más recomendable, de acuerdo con Ana Ballester, especialista en comportamiento felino, es que una persona vaya a verlo a diario, que limpie su bandeja de arena, le ponga agua fresca, compruebe su comida y, lo más importante, que le haga compañía. Los gatos necesitan estar en un entorno que conozcan y que controlen para que se sientan seguros. En caso de no tener a ninguna persona que pueda hacerse cargo, existen canguros especializados. En ambos casos, Ana recalca la necesidad de que el gato “esté habituado a la persona o lo vaya a conocer con antelación”.

Para los perros, en cambio, lo más importante es seguir al lado de su compañero humano. Un estudio realizado por la Universidad de Bristol, vinculado al documental “La vida secreta de los perros”, descubrió que un 85% de los animales que se quedaban solos en casa, sufren desde depresión por separación hasta estrés.

Por eso, cuando Susana González planea unas vacaciones siempre lo hace pensando en Dingo, Siria y Roma, sus perros. “En muchos campings, aunque tengan parcela, te mandan tenerlo atado y en los hoteles suele haber peso máximo”, lamenta la gijonesa. Begoña Lana este año ha tenido suerte y se va a Portonovo a un apartamento que permite la entrada a Bimba, aunque admite que “es difícil encontrar sitios donde los acepten”.

Los perros extrañan la casa, por eso, en caso de irse de vacaciones sin ellos, Susana se asegura de “dejarlo con alguien de mucha confianza'. Lo que prima es el trato familiar y que tenga en cuenta sus costumbres”. 

Las vacaciones de verano siempre suponen un momento duro para los animales de compañía, ya que suelen asociar esos días que pasan solos con un abandono. La pandemia estrechó los vínculos entre ambos y ese es el principal motivo por el que, ahora más que nunca, hay que mimar a las mascotas para asegurar su bienestar. 

Compartir el artículo

stats