Tras unos meses de lo más amargos, Ana María Aldón mira hacia el futuro con ilusiones renovadas. La colaboradora de Telecinco acaba de dar carpetazo a su relación con Ortega Cano, padre de su hijo, con el que ha vivido momentos amargos tanto en los platós de televisión como de puertas para adentro.

Esa época parece haber terminado ya. La diseñadora ha dado un vuelco a su vida e incluso podría haber dejado la puerta abierta al amor. Así lo anunciaba 'Sábado Deluxe'. El programa aseguró que la diseñadora estaría ilusionada de nuevo, ni más ni menos que con un alto cargo de Mediaset, del que de momento solo se sabe que  "está muy bueno" y "es muy atractivo", en palabras de Pilar Vidal.

Pero esa no sería la única novedad en la vida de Ana María Aldón. El 'Deluxe' también ha sacado a la luz los puntos del convenio regular del divorcio que la diseñadora y José Ortega Cano estarían a punto de firmar.

Según el programa, el escrito recoge los siguientes puntos: la custodia compartida es por semanas; patria potestad conjunta; lugar de residencia de la madre: la única condición para Ana María era que su casa estuviera a una distancia equitativa del colegio del menor; una pensión de alimentos, en la que Ortega Cano pagará 1.000 euros al mes.

En cuanto a los veranos, estarán divididos por quincenas. Además, el torero está obligado a pagar el 100% los gastos de educación y universidad incluso después de haber fallecido, para lo que tendrá que dejar una disposición en su testamento.

Ana María, por su parte, ha decidido renunciar a una indemnización que, en el régimen de separación de bienes, se da a algunas mujeres. El motivo sería que "no quiere ni un euro del torero". Por otro, renuncia también a una pensión compensatoria.