La heredera al trono de Países Bajos ha reaparecido en público tres semanas después de recluirse en palacio ante los temores de un posible ataque o secuestro.