Tras salir ileso en un accidente de tráfico ocurrido hace unos días en Los Ángeles, el actor Jason Momoa fue visto el miércoles repartiendo botellas de agua en un vuelo comercial a Hawái, como se aprecia en un vídeo publicado por una de las pasajeras. El protagonista de Aquaman es un ecologista convencido y recientemente participó en la Cumbre de los Océanos celebrada en Lisboa para concienciar sobre la necesidad de respetar los entornos marinos. El actor, de 43 años, uniformado como miembro de la tripulación de Hawaiian Airlines empujaba un carrito con botellas de agua de su compañía, que lleva el nombre de Mananalu, envasadas en aluminio para crear conciencia en torno al daño que los productos plásticos causan al planeta. Muchos fans también han expresaron lo emocionados que estarían de ver a Jason Momoa en un avión sirviéndoles agua.