Vicky Martín Berrocal se ha convertido en todo un ejemplo de que cuando se quiere, se puede. La diseñadora ha conseguido perder 18 kilos en apenas seis meses. Tras reconocer que tenía una relación tóxica con la comida, ha confesado cual ha sido la clave para dar un cambio a su vida y adentrarse en el mundo de la vida sana. El truco se puede resumir en dos palabras: esfuerzo y constancia. Empezó a cuidar su alimentación y a adentrarse en el mundo del deporte, con una rutina de ejercicios guiada por la entrenadora de celebrities e influencers Crys Dyaz. El resultado fue una progresiva y efectiva pérdida de peso. Pero eso no ha sido todo. Ahora que por fin se ve bien y para terminar de lucir radiante, a añadido a su rutina la clave para dejar atrás la flacidez y eliminar la grasa de los brazos.

Ha apostado por dos tratamientos de radiofrecuencia combinados que trabajan sobre la celulitis y flacidez mediante un proceso de calentamiento gradual que hace que las fibras de colágeno se fortalezcan y generen un efecto de contracción que ayuda a reducir la flacidez produciendo un efecto tensor.

Como ella misma compartía en sus stories de Instagram, acude regularmente a un centro de estética para mejorar la apariencia de sus brazos. Primero con el tratamiento radiofrecuencia Exilis. Se trata de una técnica basada en la radiofrecuencia, que genera ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel, iniciando la actividad metabólica y acelerando la liposis. Sirve para tensar la piel y eliminar la grasa localizada.

Te puede interesar:

El siguiente tratamiento que utiliza es el EMSculpt que estimula las neuronas motoras para que activen el músculo, contrayéndolo con una frecuencia superior a la que realiza el sistema nervioso de forma natural lo que le obliga a consumir grandes cantidades de energía.

La combinación de estos dos tratamientos, además de estimular la reducción de grasa, mejora la tersura de la piel, lo que en este caso se traduce en unos brazos más firmes y tonificados. Aunque los expertos apuntan que no puede suplir al deporte. Estos dos tratamientos no serán muy efectivos si no se combinan con el ejercicio.