María Castro responde a las duras críticas sobre su físico con esta foto en Baiona

María Castro vuelve a Vigo

María Castro vuelve a Vigo / IG

R. V.

La actriz gallega María Castro no deja de crecer en popularidad. Sus reivindicaciones y consejos sobre maternidad, sus recetas de cocina y por supuestos sus trabajos como intérprete están consiguiendo que cada vez tenga más seguidores tanto de sus series y películas como en las redes sociales. Por no hablar de lo gran embajadora de Galicia que es. Y aunque la mayoría de las veces eso se traduce en afecto y admiración, los haters también se multiplican.

En esta ocasión, ha sido su aspecto físico el que ha desatado las críticas y María Castro no ha dudado ni un segundo en responder y lanzar una reivindicación.

"Hoy voy a soltar una REIVINDICACIÓN y para ello rescato esta foto de un cajón, dónde me veo posando feliz con mis amigas Elena y Diana en nuestra Baiona! Y la saco, con el objetivo de recordarme y mostraros, que siempre he sido un suspirín de niña.. hoy, de mujer", comienza. Al parecer, según ella misma explica, está recibiendo comentarios sobre lo que algunos consideran "extrema delgadez". "Últimamente, recibo muchos mensajes privados por aquí, sobre si estoy o no demasiado delgada… Ya sabéis que cualquier exposición por aquí, hoy en día, puede ser criticable… si nos pasamos porque nos pasamos, si nos quedamos cortas un tanto de lo mismo… Sé que muchos de esos mensajes llegan desde el cariño y preocupación verdadera, pero otros no… otros directamente van a dar", continúa María Castro.

Por todo esto, al encontrarme con esa foto ha sentido la necesidad de enseñar que "no estoy delgada… que lo soy. Soy así. Piernas, brazos, sonrisa y poca chicha… como en la foto", sentencia. Por eso, con su habitual carácter afable, dio las gracias a los que se preocupan por su delgadez, aclarando que "no tiene que ver con dormir mal y poco, seguir dando el pecho, o tener dos hijas y conciliar (como la mayoría) como se pueda… lo digo porque muchos me animáis a deje la teta, que baje ritmo. Tiene q que ver únicamente con mi genética y mi capacidad de “volatilizar” todo lo que como. ¡Estoy bien! Muy bien. De hecho, a pesar del sueño, creo q nunca me he sentido mejor, más sana".

Para terminar María Castro lanza una importantísima conclusión: "Queramos nuestros cuerpos como son… que trabajan mucho cada día para llevarnos hasta dónde estamos y dejar que alcancemos nuestros sueños. ¿O no?"