La supervisora del guion de la película “Rust”, Mamie Mitchell, presentó ayer una demanda contra el actor y productor estadounidense Alec Baldwin y otros miembros de la producción del filme después de la muerte por un disparo accidental de la directora de fotografía, Halyna Hutchins, durante el rodaje del mismo. En la denuncia, Mitchell acusó al equipo de producción de la película, incluyendo a Baldwin, de ser responsables de las peligrosas condiciones en el set de rodaje, en el que habían varias armas, y por causarle a ella heridas físicas y emocionales tras el trágico accidente que terminó con la vida de Hutchins en Bonanza Creek Ranch, en Santa Fe (Nuevo México, EE UU).

La demanda presentada ante la Corte Superior de Los Ángeles se suma a la elevada hace una semana por el jefe de iluminación del filme, Serge Svetnoy, que también alegó que las condiciones de trabajo en el rodaje eran difíciles y complicadas.

En una rueda de prensa, Mitchell, que fue la primera en llamar al número de emergencias sanitarias tras el disparo, explicó entre lágrimas que estaba justo al lado de Baldwin y Hutchins cuando el actor apretó el gatillo de la pistola el pasado 22 de octubre. “Escuché un disparo ensordecedor y me quedé atónita: oí gemidos de dolor y me di la vuelta y vi como el director (Joel Souza, que fue herido) estaba cayendo hacia atrás y vi a Halyna cayendo a mi izquierda. Salí corriendo y llamé al 911”, recordó la jefa del guion.

En esa misma comparecencia ante la prensa, la abogada que representa a Mitchell, Gloria Allred, aseguró que Alec Baldwin “eligió jugar a la ruleta rusa cuando disparó un arma sin comprobarla”.

La letrada contó que dos días antes del disparo fatal “hubo señales de advertencia” sobre el uso de las armas en el rodaje. “Un operador de cámara había informado de dos disparos de armas durante un ensayo y dijo que la situación era muy peligrosa”, apuntó Allred, que lamentó que la producción “ignorase los importantes protocolos de seguridad diseñados para garantizar que las armas de fuego se usen de manera segura”.

Mientras avanzan las pesquisas oficiales se han ido conociendo más detalles del accidente, como que uno de los subdirectores de la película, David Halls, quien entregó la pistola a Baldwin, fue despedido de otro rodaje en 2019 por un incidente similar aunque, por fortuna, en aquella ocasión nadie resultó herido. En declaraciones a la policía, David Halls reconoció que en “Rust” no revisó el arma que le entregó a Baldwin antes de ensayar la escena porque estaba convencido de que contenía balas de atrezo.