Laura Escanes arrasa en redes sociales. Instagram y TikTok son su ecosistema preferido. También cosechó con sus directos de Twitch, aunque la mujer de Risto Mejide decidió aparcar su faceta profesional de streamer para cuidar su salud física y mental. Sin duda, Laura Escanes crea tendencia. La influencer llega diariamente a más de 1,6 millones de personas que la siguen a través de las redes sociales. Su contenido es de lo más variado: maquillaje, moda, videojuegos, viajes, entrenamientos... y por supuesto la crianza de Roma, su hija de dos años junto a Mejide.

Frecuentemente, Laura Escanes apuesta por abrirse un poco más a sus followers a través de rondas de preguntas y respuestas en Instagram. En la última ronda ha confesado uno de sus mayores complejos. Cierta parte de su cuerpo le genera cierta inseguridad, hasta el punto de haber pensado, como ella misma explica, en operarse -como ya hizo con su pecho, una decisión con la que se ha mostrado encantada en numerosas ocasiones-. Se trata de su nariz. Una seguidora le preguntaba precisamente si había pensado en operársela y, sin tapujos, ella respondía que sí.

Laura Escanes en Instagram

Ahondando en el tema, la influencer añadía que hay cosas en su nariz que le gustaban y que no quería perder, por lo que había aparcado la idea de una intervención estética. También anunciaba que compartiría más fotos del que considera su "perfil malo" además de dejar de considerarlo así para luchar contra sus inseguridades.

Laura Escanes y la salud mental

"Puedes con todo, pero no con todo a la vez". Así justificaba Laura Escanes su regreso a las redes sociales diez días después de desinstalar Instagram de su móvil por primera vez en su vida. Un paso que culminaba un año muy duro con "muchas batallas que no cuento por aquí"

En el post del pasado 11 de agosto anunciaba una determinación que podría acabar con su carrera profesional: abandona las redes sociales, su sustento y ocupación profesional.

Laura Escanes regresa a Instagram por sorpresa

Esta postura podría tener consecuencias nefastas para la influencer, cuyo oficio requiere una dinamización constante para fomentar interacciones e ingresos.

Sin embargo, en su regreso Laura Escanes se encontró con el mismo apoyo que antes y su trayectoria parece seguir en ascenso.