'Sálvame' soltaba la bomba este miércoles por la tarde: Omar Sánchez habría sido infiel a Anabel Pantoja cuando esta estaba en Cantora con Isabel Pantoja y habría pruebas gráficas de su traición en una discoteca de Las Palmas. Según Kiko Hernández, existiría material explícito del surfero en actitud comprometida con una misteriosa joven, con la que se habría besado y tocado delante de todo el mundo, antes de entrar juntos en el baño y estar en el interior a solas durante un cuarto de hora.

Una información a la que Anabel reaccionaba con la más absoluta tranquilidad cuando Belén Esteban - descompuesta y sin poder contener las lágrimas - la llamaba para contárselo, asegurando que sabía perfectamente de qué día se trataba y asegurando que esa noche en la discoteca Omar estuvo con amigos suyos como Amor Romeira, por lo que no le daba ningún tipo de credibilidad a la presunta traición de su marido.

Ahora ha sido Omar el que ha roto, en 'Ya es mediodía' su silencio, confesando que está "tranquilo" porque tiene claro "sé perfectamente lo que hice y no me lié con nadie".

Explicando que la joven con la que sale en el vídeo es "una conocida", el marido de Anabel ha defendido su derecho de "hablar con las personas", que fue lo que mantiene que hizo esa noche. "Hablé con ella. Y al final no se si le di un abrazo de despedida, pero de ahí a ir al baño, morrearnos y demás..." ha comentado molesto.

Por eso, y aunque mantiene que Anabel y él están "bien" pese a estos rumores de deslealtad por su parte, Omar sí admite que "es una cosa que no hace gracia a nadie", dejando entrever que la influencer no se habría tomado nada bien la información adelantada por su programa en la tarde de ayer.