La pareja disfruta en familia con Roma y Julio en un ‘resort’ de lujo en Maldivas cuyo precio por noche cuesta entre los mil y los 3.000 euros.