Lara Leticce Johnson-Wheeler, primogénita del primer ministro británico Boris Johnson y su primera mujer, Marina Wheeler, ha dejado atrás su vida discreta para convertirse en el centro de atención.

Lara, la hija de Boris Johnson, en portada

Desde hace un par de años, la joven, que ejerce de periodista en distintas publicaciones en las que escribe sobre belleza, ha posado para la edición de septiembre de ‘Tatler Magazine’ en la que aparece con diseños de lencería con el objetivo de reivindicar las curvas y subrayar que la belleza no entiende de tallas.

Lara Johnson, que muestra orgullosa su figura en unas fotografías en blanco y negro, se ha puesto delante de la cámara para un especial sobre lencería moldeadora y así transmitir a las mujeres que pueden sentirse seguras usando fajas. “No soy una extraña en cuestión de fajas, me entró el pánico y compré alguna pieza para combinar con un look, pero está claro que tengo mucho que aprender”, sostiene. Y asegura que “lucir una silueta de reloj de arena está de moda debido a la influencia de Kim Kardashian”, quien acostumbra a presumir de curvas en las redes sociales.

Además de en la portada, la joven, de 28 años, aparece retratada en las páginas interiores de la publicación, donde luce un conjunto de lencería y en la otra, con un corsé, una falda y un cárdigan.

“A medida que salimos del confinamiento –afirmó Lara Johnson–, el hedonismo se combina con el deseo de lucir lo mejor posible, nuestro cuerpo más esculpido, más ceñido”. Sin embargo, la hija del premier británico advirtió: “Estas prendas no van a arreglar lo que quizás no te guste de tu cuerpo. Cuando están bien diseñadas, están diseñadas para mejorar lo que ya tienes o para emular la forma de cuerpo favorita de hoy”.

“Me doy cuenta de que esta es la posición más comprometedora en la que he realizado una entrevista: estoy desnuda de cintura para arriba, con medias opacas, botas Tabi y mi confiable máscara More Joy , mientras hablamos sobre el tejido mamario y el ajuste de la cintura”, declara la joven que actualmente trabaja como periodista y editora en ‘Tatler’, la misma publicación en la que posa.

Aunque Lara prefiere no hablar de su familia, algunos medios británicos aseguran que en una ocasión describió a su padre como un “hijo de puta egoísta” en el fragor del divorcio de sus padres.

Lara, que es la mayor de los cuatro hijos de Boris Johnson y Marina Wheeler –Milo, de 26 años; Cassia, de 24 y Theodore, 22–, cursó sus estudios en Bedales School, cuya matrícula cuesta 50.000 euros, y más tarde estudió Latín y Literatura en la elitista Universidad de St. Andrews, la misma a la que acudió el príncipe Guillermo de Inglaterra.