La actriz viguesa María Castro se une a la comunidad de celebridades que destapan el velo que durante años escondió las consecuencias de tener hijos. Si hace unos días mostraba sin tapujos su cuerpo siete meses después de dar a luz a su segunda hija, ahora ha vuelto a utilizar las redes sociales para mostrar una de las caras más duras de la maternidad: la conciliación y el agotamiento físico y mental de madres y padres.

En una nueva publicación de Instagram, la viguesa enseña cómo se rindió al sueño en un tren con su hija en brazos: "Lo llaman conciliar cuando lo quieren llamar encaje de bolillos. Y encima tengo que estar agradecida, y de hecho lo estoy, por poder llevarla a cabo" comienza su publicación.

La foto está tomada por su madre "uno de los vértices de nuestra conciliación", como la describe la actriz gallega. "Vamos rumbo al festival de cine de Málaga, y tras una hora de pie en el vagón, meciéndola a favor de su traqueteo y con ella en el “colo” SE DURMIÓ!!!

Después de lograr que Olivia se durmiese "por fin me senté, aunque tras varios intentos fallidos porque los bebés vienen con un altímetro de precisión, listo para detectar el momento exacto en el que tratas de apoyar tus posaderas". Agotada "me senté y me dormí, vaya si me dormí, aunque siempre preparada para despertarme ante el sonido de una mosca".

María Castro lanza una reflexión: "La maternidad/paternidad es eso, ese descansar con un ojito medio abierto, esa imposibilidad de desconexión física, esa dedicación al otro, y por eso cansa, porque esa alerta constante agota y se asemeja a la maratón de toda una vida, pero es tan fascinante al tiempo.

María Castro, su escandaloso vestido y cómo dio el pecho en público

El Festival de Cine de Málaga celebró su 24ºedición el pasado fin de semana, desde el 4 a 6 de julio y la invitada que más titulares protagonizó fue la gallega María Castro, que acudió con su bebé y no tuvo ningún reparo en darle el pecho en público. Una acción con tintes reivindicativos y políticos con un trasfondo en el que merece la pena profundizar. Pero por ahora tratamos el inesperado atuendo que también ha dado mucho de qué hablar.

El vestido con el que sorprendió a todos los asistentes también fue el ángulo en el que se centraron los flashes del "photocall". María Castro, muy involucrada en su maternidad, reconoció no tener tiempo de escoger ropa de "showroom en showroom". La prenda causó furor y la convirtió en la más elegante de la fiesta.

Te puede interesar:

Se trata de su segundo vestido de novia, el que utilizó para su segunda boda en la que contrajo matrimonio con su actual marido, José Manuel Villalba.