Horas antes de que Rocío Carrasco Mohedano se sentara anoche en el plató de la cadena Telecinco para contestar en una entrevista en directo a un grupo de periodistas y colaboradores sobre algunas de las dudas de su docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva, se conocía que la hija de Rocío Jurado, “la más grande”, y el boxeador Pedro Carrasco, declarará como querellada ante la jueza que investiga si ha cometido un delito por no pagar la pensión de su hijo.

La jueza Verónica Carabantes, titular del número 3 de Alcobendas, la ha citado para el próximo día 30 de abril, según ha sabido el Periódico de Catalunya. El delito de impago de pensiones está penado con multa y un máximo de un año de prisión.

La jueza ha citado también a declarar a Antonio David Flores, el exmarido de Rocío Carrasco y que es quien la ha denunciado por ese supuesto delito. Flores deberá declarar mañana viernes, 23 de abril, a las 10 de la mañana.

El exguardia civil denunció a su exmujer el pasado 1 de marzo, semanas antes de que comenzara a emitirse en televisión la serie documental en la que Carrasco lo ha acusado de malos tratos psicológicos y físicos. Mucho antes, la mujer lo había denunciado en el juzgado, pero las investigaciones fueron archivadas.

Debe 8.000 euros

En cuanto a las pensiones para los hijos, otra jueza dictaminó ya en enero del 2018 que Rocío Carrasco debía pagar 200 euros mensuales de pensión a su hijo, que vive con su padre y padece una enfermedad genética. Según la denuncia presentada por su exmarido, la mujer no lo ha hecho, por lo que la deuda y los intereses superan ya los 8.000 euros.

Como informó este diario, para hacer frente a ese pago, Antonio David Flores pidió a la jueza que decrete el embargo de “las cantidades” de dinero que reciba su exmujer por su participación en la serie documental que está emitiendo Telecinco.

Los dos hijos de la mediática pareja se quedaron con la madre hasta que fueron mayores de edad. Durante todo ese tiempo, Flores no pagó la pensión a la que estaba obligado. De hecho, el pasado 20 de marzo la Audiencia de Madrid confirmó el procesamiento de Flores, que será juzgado por insolvencia punible y estafa procesal. Los magistrados han ordenado que el exmarido de Carrasco deposite una fianza de 60.000 euros antes del juicio por la deuda que mantiene con su exmujer.