Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El secreto de los fogones de Toñi Vicente

Teófilo Edicións desvela el recetario de la chef

Toñi Vicente, en su casa de Tomiño, su cuna. Marta G. Brea

Cocinó en La Moncloa para Felipe González y Margaret Thatcher. Toñi Vicente, la chef que logró para Galicia su primera Estrella Michelin, rememora desde su jubilación en Tomiño (Pontevedra) su historia. “Me llamaron para cocinar en Moncloa y la verdad es que fue una experiencia maravillosa. Thatcher era vegetariana y tuvimos que hacer un menú muy parecido al pensado para el presidente. Por ejemplo un plato eran lomitos de cordero con espárragos y setas de base. Pues Thatcher se tomó solo setas y espárragos. En una comida de estas no puedes poner platos muy diferentes entre los comensales”, explica.

Ya saben, el protocolo es el protocolo y la cocinera gallega coloca a Fraga como el referente en lo que a atención a invitados se refiere. “Era un hombre de estado por decirlo de alguna manera. Llevaba el protocolo como nadie. Era muy cuidadoso con su invitado siempre adaptándose perfectamente a sus gustos y era puntualísimo”, recuerda Vicente.

Anécdotas tendría millones para escribir libros pero ha optado por empezar compartiendo parte del recetario de su madre así como el suyo propio –con fotografías de Xulio Gil– en Toñi Vicente. A miña cociña, un volumen de cuidada presentación editado por Teófilo Edicións y con prólogo de Arzak, su gran amigo.

"Nadie es autodidacta, es muy importante el conocimiento de la cocina tradicional, tener esa base y poso que te da alas para hacer otras cosas"

decoration

“Yo –explica Vicente– siempre trabajé con apuntes, recetas... Lo tenía guardado, eran mis armas de trabajo. En un principio, tuve un editor pero cerró y nos quedamos a medio camino pensando. Seguimos y cuando terminamos el libro como yo conocía a Teófilo, el editor ahora del libro, le dije lo que teníamos. Tuve una respuesta muy buena por su parte, con mucho cariño. Me dijo que no me preocupara que lo iban a editar. Y ahí está”.

La chef, ahora retirada, arranca el recetario con las aportaciones más emblemáticas de su madre. “Yo creo que nadie es autodidacta, es muy importante el conocimiento de la cocina tradicional, tener esa base y poso que te da alas para hacer otras cosas. A partir de ahí, incluyo mis recetas de las que también quedan muchas cosas fuera. Tendría para escribir tres libros”, asegura una persona inquieta que ya baraja publicar otro libro de recetas vegetarianas. Al igual que Thatcher ella está girando el compás, aunque de momento sin renunciar al pescado.

“Planté calabazas y solo me nacieron dos. Lo sigo intentado”, confiesa divertida

decoration

Al preguntarle si ser cocinera era su vocación real o si había soñado con ser astronauta, artista... le da la risa: “Te voy a decir una cosa. Creo que no tuve elección pero al final acabó enganchándome. Naces en ese ambiente y al final te impregna y te engancha. Es una profesión que me gusta muchísimo porque es una satisfacción plena, las 24 horas del día. Cuando te vas para casa estás pensando en la receta, en el menú, en la familia que viene y que quiere algo especial”.

Toñi reconoce que su idea es ofrecer cursos de cocina. “Me los pide la gente”, concluye una persona que está haciendo sus pinitos en la huerta. “Planté calabazas y solo me nacieron dos. Lo sigo intentado”, confiesa divertida.

Compartir el artículo

stats