La actriz, de 45 años , asegura en la revista Vogue que siente “la edad como una victoria en lugar de una tristeza” y que por ese motivo, dice, está “deseando que lleguen los 50”.