Conjunto de Dolce & Gabbana para hombre.

Estos son los tejidos, colores, estampados y las prendas fetiche de la temporada para la mujer: mucho efecto cuero, brillo plata, sobrecamisas de cuadros, blusas románticas y hasta un reencuentro triunfal con el chándal.

El efecto piel es un look que ya arrasó el año pasado y sigue a tope este invierno. El cuero y todas las prendas de efecto piel son una opción ganadora para todas las ocasiones especiales, palabrita de Fendi. Gana el negro, pero también triunfan los tonos tierra, los verdes esmeraldas y los granates. También los brillos metalizados, con permiso del dorado, son la gran tendencia en metalizados. Por esta tonalidad festiva, ideal para los días de fiesta, han apostado firmas como Givenchy y Marc Jacobs.

Por otro lado, las faldas midi son una de las opciones más cómodas y, además, de las que mejor sientan. Es el largo que cae a mitad de la pierna, entre la rodilla y el tobillo. La medida perfecta para ensalzar la silueta femenina.

Además, los cuellos bobo se convierten en el romanticismo con toque gótico, que es un must de esta temporada que en el día a día se traduce en las camisas de cuello bobo (o de niña buena).

Los meses de duro y aislado confinamiento han elevado la ropa cómoda, ‘comfy’, a la categoría de imprescindible. Este invierno la moda se reconcilia con el chándal, opción ganadora en el día a día, para vestir en casa, teletrabajar o para bajar a la calle. Los jogger son los nuevos pantalones de vestir, y las sudaderas, las nueva americanas.

Diseñadores como Dolce & Gabbana y Roberto Cavalli e influencers como Kim Kardashian ya eran fans de la tendencia print animal cuando se estrenó la docuserie de Netflix ‘Tiger King’, que acabó de espolear el gusto por este estampado atemporal.

Una vez superado el miedo a la silueta Michelin, los plumíferos y abrigos acolchados son los reyes para afrontar los meses de frío junto con los bolsos modelo chain pouch (con asa de cadenas), que son los más deseados de la temporada.

Además, a los ‘bucket hats’ (los gorros de pescador) les ha salido un duro competidor, las gorras de béisbol. También las sobrecamisas de cuadros son una de las prendas más deseadas de la temporada por la Generación Z y las estrellas de TikTok.

Tendencias para el hombre

Denim, mucho denim. Aunque lleva varias temporadas, vestir denim de pies a cabeza sigue estando de plena actualidad. Además, vuelve el espíritu motero. El cuero es uno de los materiales tendencia, y el espíritu motero es uno de sus grandes aliados. Además de cazadoras, la nueva era Matrix, inspirada en la serie de películas, que ya son un clásico, apuesta por el cuero en pantalones, camisas, monos y gabardinas.

Los abrigos gigantes han asaltado las calles. En la ciudad también hace frío y los abrigos acolchados son una prenda ideal. También lo son los jerséis de ochos, que son una de las prendas de inspiración marinera que no puede faltar en el armario de un hombre nunca.

En la nueva era de los pantalones cargo, los bolsillos de parche funcionales se desplazan al frente y el color estrella de este invierno es el marrón, concretamente toda la gama de chocolates.

No hay medias tintas en cuanto a bolsos de caballero se refiere. Este invierno se llevan o muy pequeños o los grandotes, tipo shopper. Además, un hombre elegante tiene que tener en su fondo de armario una gabardina, dicen las biblias de la moda. Este invierno regresa como una de las prendas de temporada, en su formato original.

También vuelve el cárdigan y el borreguito. El acabado de lana vuelve a asaltar los cuellos y los abrigos de esta temporada. No hay que dejar pasar la oportunidad.