El exfutbolista británico envejece 30 años para participar en el anuncio para la campaña contra la malaria titulada ‘La malaria debe morir’, que lucha para combatir la enfermedad que causa cerca de 600.000 muertes al año.