Paz Padilla está aprovechando los ratos libres de un viaje para dar tranquilos paseos por la orilla del mar y, esta mañana, al amanecer, ha estado meditando mientras miraba al mar en calma. Un gesto que, como la propia gaditana ha confesado, “me conecta con él [su marido, Antonio Vidal]”.