Alberto de Mónaco y su esposa Charlène fueron los anfitriones de la gala de la Salud Planetaria, a la que asistieron, entre otros, Helen Mirren, Johnny Deep y Andy García, una cita a la que también se sumó el cantante Sting.

Celebrada en el Casino, el lugar más emblemático de Mónaco, la gala tiene como principal objetivo recaudar fondos para fomentar los ecosistemas saludables.

Charlène de Mónaco causó sensación con su nuevo aspecto sobre una alfombra en este caso azul, con la media melena rubia y con un elegante vestido plateado de lentejuelas, con escote pico y manga larga (en el centro de la foto), firmado por Jenny Packham, además de una vistosa gargantilla. Depp, recién llegado de San Sebastián, lució esmoquin, como el resto de caballeros, pero sin renunciar a sus anillos.

También acudieron a la gala las actrices Kate Beckinsale, con un vestido blanco y dorado, y Helen Mirren, con un vestido verde botella, el cabello recogido y una vistosa gargantilla a juego con los pendientes. Todos los asistentes llevaron mascarilla.