Novedades para Esther Doña, la viuda del marqués de Griñón, acostumbrada a medir sus silencios y a reservarlos para la revista Hola! ahora se asomará a las mañanas de TVE como comentarista del corazón. Después de la muerte de su marido el empresario Carlos Falcó a los 86 años a causa del coronavirus, el pasado abril, Doña es el nuevo fichaje de la cadena pública, donde por cierto también colabora con sus habilidades culinarias Tamara Falcó, hija del marqués y de Isabel Preysler. Esther Doña será colaboradora habitual de "La hora de la 1", el nuevo programa matinal que viene a llenar el espacio dejado por Los desayunos tras su retirada.

Malagueña de 43 años, debutará el próximo 7 de septiembre con una entrevista, la primera en televisión desde el fallecimiento del marqués. El programa estará presentado por Mónica López, con Cristina Fernández al frente de la sección de crónica social, quien será la encargada de entrevistar a la nueva colaboradora. La propia Cristina daba la noticia en La mañana de la 1. "Se estrena en este mismo plató para darnos la entrevista más esperada. Ya verán cómo les va a conquistar igual que lo ha hecho con nosotros".

Esther Doña se casó en una boda íntima con Carlos Falcó tras varios años de noviazgo en 2017. Estuvieron juntos hasta que el coronavirus acabó con la vida del padre de Tamara Falcó, que heredó el marquesado. Así, Esther Doña se quedó como marquesa viuda de Griñón. Como recordaba la revista Hola!, las primeras declaraciones tras enviudar las concedió a esta publicación: "Estaba lleno de planes y de sueños? Nos creíamos los dos que era inmortal. El duelo está siendo especialmente duro. Vi a mi marido salir bien de casa y ya no he vuelto a verlo más", confesaba, en plena cuarentena, sobre el duro momento que atravesaba.

Tras el confinamiento, llegó una época de cambios para Doña que, después de superar ella el coronavirus, abandonó el palacio de El Rincón en Madrid, donde residía, por voluntad propia, sin realizar ningún tipo de negociación ni de alcanzar ningún acuerdo con los hijos de Carlos Falcó. Se instaló en un piso en la localidad de Majadahonda con su mascota, un bichón maltés llamado Chloé que el marqués le regaló. Por el momento, se desconoce cómo ha sido el reparto de los bienes del marqués entre sus cinco hijos (Xandra, Manuel, Tamara, Duarte y Aldara), pero, tal y como avanzaba Hola!, la familia quiere desprenderse del palacio y ya está a la venta.