Dani Rovira anunció a través de las redes sociales que el lunes terminó con el tratamiento de quimioterapia para tratar el linfoma de Hodgkin que le fue diagnosticado en marzo pasado. Según explicó el actor y humorista, se ha sometido a ocho sesiones en total, un tratamiento que inició el pasado 25 de marzo. Rovira, que en noviembre cumplirá 40 años, añadió que ahora le toca someterse a 18 sesiones de radioterapia. Pero se muestra esperanzado, puesto que "los linfomas han desaparecido".

"¡Se acabó la quimio! Ocho sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de esta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas. Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de radio, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución", explicó Dani Rovira en su mensaje publicado en redes sociales.

La última pantalla

"A mediados de agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo la normalidad si es que hay algo normal ya en este mundo. Me queda la última pantalla del videojuego... Ojalá cuando acabe se me ponga cabeza de koala. Me gustan mucho los koalas. La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas. Sois tant@s los que me estáis curando... Ánimo a l@s que estáis en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer", concluye el texto que el actor colgó en su cuenta de Instagram, junto a una foto en la que aparece con la cabeza de hipopótamo que menciona como efecto secundario del tratamiento al que se ha sometido.