| El actor estadounidense Kirk Douglas, fallecido el pasado 5 de febrero a los 103 años, ha donado gran parte de su fortuna, un total de 50 millones de dólares (unos 45 millones de euros), a la Fundación Douglas, cuyo objetivo es "ayudar a los más desfavorecidos", según publica "The Mirror". Algunos de los beneficiarios son la Universidad de St Lawrence, donde financian una beca para estudiantes de minorías y desfavorecidos; el Templo Sinaí de Westwood, que alberga el Centro Infantil Kirk y Anne Douglas; el Teatro Kirk Douglas de Culver City, un cine en ruinas restaurado como lugar de actuación en vivo; y el Hospital Infantil de Los Ángeles.