| La cantante estadounidense Britney Spears está ingresada en una clínica de salud mental por la angustia que le ha provocado la enfermedad de su padre, según reveló ayer el medio especializado en famosos TMZ. Spears, de 37 años, ingresó a la clínica la semana pasada y está previsto que viva ahí un mes, según las fuentes consultadas por TMZ, que indicaron que el estado de la cantante "es serio y no mejora". El origen de su angustia está en los problemas de salud de su padre, Jamie Spears, que ha sido sometido a dos operaciones para solucionar complicaciones en el intestino y el colon.