14 de noviembre de 2018
14.11.2018

La boda de Marta Ortega cuelga el cartel de ´completo´ en los hoteles

Dos establecimientos alojarán al grueso de los casi 400 invitados que acudirán al enlace - Se espera a Eugenia Silva, Amaia Salamanca o Jon Kortajarena

14.11.2018 | 02:28
Marta Ortega y Carlos Torreta, en el centro hípico arteixán de Casas Novas. // Víctor Echave

Faltan poco más de 48 horas para que la heredera de Inditex, Marta Ortega, y su prometido, Carlos Torreta, se den el sí quiero en la que está a llamada a ser la boda del año en Galicia. El enlace, de carácter estrictamente privado -solo está previsto que asistan los familiares más cercanos de los novios, apenas medio centenar- tendrá lugar este viernes en la casa familiar de los Ortega, situada en O Parrote, la milla de oro de A Coruña.

El notario Francisco Manuel Ordóñez, amigo personal del fundador del gigante textil coruñés, será el encargado de rubricar el compromiso de la pareja. A continuación, se celebrará una gran recepción en el Real Club Náutico, a la que asistirán el resto de los invitados, entre los que se espera figuren destacadas personalidades del mundo de la moda, como los tops Eugenia Silva y Jon Kortajarena, o la actriz Amaia Salamanca; y de la hípica, como Athina Onassis. No faltarán, además, Mafalda Muñoz, hermana de Samantha Vallejo-Nájera, y su marido, Gonzalo Machado, que fueron quienes presentaron a la pareja en el cumpleaños de Eugenia Silva.

La gran pasión de Marta Ortega, estará muy presente en el enlace día siguiente, el centro hípico arteixán de Casas Novas -propiedad de la familia Ortega y escenario habitual del Concurso de Saltos Internacional (CSI) de A Coruña-, acogerá la fiesta final. Una celebración de gala, de ahí que la invitación aconseje traje largo para las mujeres y esmoquin para los hombres, aunque se rumorea que Amancio Ortega podría prescindir de la etiqueta y lucir un traje firmado por Inditex. El gigante textil podría estar detrás, también, de la vestimenta que lucirá el hijo de la contrayente, Amancio.

Como ya hiciera en su primera boda con el jinete asturiano Sergio Álvarez Moya -celebrada en febrero de 2012 en el pazo familiar de Drozo, en la parroquia cambresa de Anceis-, todo apunta a que Marta Ortega volverá a confiar la decoración floral al conocido florista belga Thierry Boutemy -colaborador habitual de Dior y del prestigioso fotógrafo Mario Testino-, que viajará expresamente hasta España para llevar a cabo ese cometido.

La principal incógnita, a estas alturas, es el vestido que lucirá la heredera de Inditex en su gran día. Mejor dicho, los vestidos, dado que a la ceremonia civil en la casa familiar de O Parrote (en la que se presupone que la joven lucirá un estilismo más sobrio), le seguirán dos celebraciones por todo lo alto. En 2012, la joven confió su look nupcial al diseñador Narciso Rodríguez, a quien le une una gran amistad. La sencillez fue, entonces, su máxima. En esta ocasión, suena con fuerza Valentino, uno de sus modistos favoritos para las grandes ocasiones, aunque también entran en las quinielas Phoebe Philo o Pier Paolo Piccioli.

Discreción

Marta Ortega y Carlos Torreta, hijo del diseñador argentino Roberto Torreta y de la empresaria Carmen Echevarría, se conocieron en enero de 2016, durante la fiesta organizada por la revista "Elle" para celebrar el cumpleaños de la modelo Eugenia Silva, en el Museo del Traje de Madrid. La pareja optó, en un primer momento, por llevar su noviazgo con la mayor discreción, hasta que en el mes de mayo realizaron su primera aparición pública juntos, en el Madrid Longines Global Champions Tour de la Casa de Campo. Poco después, llegaría la primera instantánea en las redes sociales: un beso en la mejilla durante un concierto de Bruce Springteen en el estadio Santiago Bernabéu. Su amor se afianzó con el paso de los meses, hasta el punto de que Torreta, booker de modelos en la Agencia Society Model Management de Nueva York -sucursal en EE UU de la prestigiosa Elite Models Agency, que encumbró tops de la talla de Naomi Campbell o Cindy Crawford, entre otras-, decidió trasladar su oficina a Madrid. La heredera de Inditex, que hasta entonces tenía fijada su residencia en A Coruña, adquirió un ático en el barrio de Salamanca que reformó por completo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook