07 de febrero de 2017
07.02.2017

Lady Gaga, por las nubes

La cantante impactó en la Super Bowl con un montaje que costó más de nueve millones, con sus éxitos y reclamando libertad, justicia e integración

07.02.2017 | 01:49
Lady Gaga bajando al escenario sujetada por unas cuerdas. // Efe

Lady Gaga apareció de los cielos de Houston con los drones sobrevolando y dibujando la bandera. Como en su día Michael Jackson, gira "Dangerous", apareció del subsuelo, de debajo del escenario y se despidió volando cual astronauta con cohete incrustado. Lady Gaga se despidió vía la tierra tras agarrar un balón de la NFL. La estrella del pop cantó en tiempo récord éxitos contundentes, muy celebrados y coreados, e impactó con coreografía, peinados y vestuario, como es habitual en su carrera vital y artística. También sus giros, sujetada de cuerdas, en plan Matrix, o así. Reclamó vía canciones como "This Land is Your Land" y otros momentos, justicia, libertad y no exclusión. Se quedó ahí. No hubo choque de trenes con Trump, pero si esas incómodas píldoras. No hay que olvidar que el espíritu del presidente jugaba en casa por su amistad con Tom Brady, la figura de los Patriots, que hizo historia ganando su quinta Super Bowl en una final histórica de Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) frente a Atlanta Falcons.

Pero esa pequeñas "tensiones presidenciales" se diluyeron con el show montado por Lady Gaga. Y es que esto de la Super Bowl es uno de los espectáculos que distinguen a Estados Unidos del resto del mundo. Arman un mini concierto ¡en el descanso! Es decir en unos 15 minutos se monta un show que no deja de sorprender. No es cualquier cosa. Da lo mismo que el protagonista sea un grupo de rock, o de pop, o un solista de soul, o volcanes de la escena como Beyoncé o Lady Gaga. Eso sí, para organizar estas cosas hay que poner la pasta; y la pasta del montaje de Lady Gaga fueron algo más de nueve millones de euros. Además en esta final se juntaba a deporte y concierto, la "crónica rosa" del evento ya que la esposa de Brady, Giselle Bundche, en su día la modelo más cotizada de las pasarelas, dejó su huella bailando y saltando desaforadamente en la grada. Además de dar un beso a su marido que fue foto global.

La otra parte del espectáculo son los anuncios. Uno de ellos, el de Budweiser, cuenta la historia de Adolphus Busch, cofundador de la empresa cervecera, un emigrante alemán. Spot que se presentó poco después de que Trump firmara el decreto que prohibía la entrada de ciudadanos de siete países.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook