La movilización popular para salvar a "Excalibur", el perro de Teresa Romero, afectada por ébola, no sirvió para evitar su sacrificio, pero sí demostró la especial sensibilización que existe en una importante parte de la sociedad sobre la importancia de las mascotas en muchos hogares, en los que llegan a ser un miembro más de la familia. De ese apego por los animales que conviven en las casas pueden dar testimonio muchos famosos que presumen en sus perfiles de las redes sociales de su mascota. Suelen ser elecciones "normales", casi siempre sin llegar al exotismo de George Clooney, que vivió durante años con un cerdo que le había regalado una ex novia, o de Justin Bieber, que tuvo un mono.