La razón por la que cada vez más gente está metiendo limones cortados a la mitad en la lavadora: tu ropa no será la misma

Los efectos de esta fruta en tus lavados

Una persona cortando un limón

Una persona cortando un limón

No hay nada más engorroso que sacar la ropa de la lavadora y que salga oliendo a humedad o manchada. Esto se debe a los hongos y el moho que se genera en algunas partes de este electrodoméstico como el cajetín, el depósito de agua o la goma de la puerta.

Para evitar este tipo de situaciones deberás prestar atención a la limpieza de tu lavadora y tratar de prevenir el moho con una buena ventilación del bombo. En los casos en los que la suciedad y los malos olores ya se hayan apoderado de ella, puedes poner en práctica el sencillo truco del limón, que te ayudará a desprenderte de ellos por completo sin necesidad de usar lejía, que puede dañar nuestra lavadora y nuestra ropa.

Lo único que tendrás que hacer será una mezcla de una taza de vinagre blanco, gran limpiador, y el zumo de un limón. Después cola el líquido resultante en un spray y pulveriza el cajetín de la lavadora, donde vertemos el detergente y el suavizante. Dejando actuar cinco minutos esta mezcla, será más sencillo eliminar con un trapo los restos de detergente y el moho del cajetín.

Este truco también sirve para limpiar la goma de la puerta de la lavadora, las juntas y el bombo. Además, para una limpieza más profunda, podrás verter el resto de mezcla en el tambor de la máquina y poner un ciclo de lavado corto con agua caliente.

También podrás partir un limón en dos, aplicar pasta dental en ambas caras del limón, meter los dos trozos en la lavadora y poner un ciclo de lavado completo. Para mayor limpieza podrás impregnar la goma de la lavadora con un buen chorro de vinagre blanco y algo de bicarbonato. Y si queremos darle un toque de buen olor a nuestra ropa, a la vez que combatimos la acumulación de moho, podemos agregar unas gotitas de aceite esencial de árbol de té en el cajetín junto con el detergente. 

El limón también como suavizante

El limón es un alimento muy recurrido en la limpieza. Tiene propiedades desinfectantes y desengrasantes así que es un ingrediente muy útil para eliminar la suciedad incrustada. Funciona incluso con las manchas más difíciles, pero también es perfecto como ambientador.

El limón puede sustituir al suavizante sin estropear la ropa mientras aporta olor y elimina las manchas más difíciles. Para aplicarlo solo tenemos que cortar un limón en rodajas y meterlas en una media de nylon o en una bolsita de tela.

Introduce el saco en la lavadora junto con la ropa sucia, lava tu ropa con el programa habitual y listo. La lavadora y el agua moverán la bolsa y el aroma cítrico del limón impregnará toda tu colada.