Es una de las tareas más comunes del hogar, y también inevitable. Pero reír en casa es siempre un problema por el olor. ¿Cuántas veces hemos optado por la cocción en el horno a costa de una buena fritura crujiente? Con estos métodos eficaces podrás freír en casa sin tener que preocuparte por el olor desprendido. 

Cómo freír en casa sin dejar malos olores

Freír en casa sin dejar rastros de olor es posible gracias a estas estrategias:

Agua y clavos: hierve agua en una olla y añade un puñado de clavos. Colocar la olla junto a la sartén. La evaporación del agua captará el olor a frito que sale de la sartén.

Rodajas de manzana: echa un par de rodajas de manzana bien lavadas, preferiblemente sin pepitas, en el aceite que se acaba de echar para freír y proceder a la fritura. En cuanto las rodajas tiendan a oscurecerse, sustitúyalas por otras hasta terminar de freírlas.

Agua y vinagre: el procedimiento es el mismo que para el agua con clavos. El vinagre puede ser de manzana o de vino blanco. El poder de absorción del vinagre y su olor acre descomponen rápidamente los olores fuertes, como el de los alimentos fritos, pero es evidente que el olor a vinagre prevalecerá en el hogar durante unas horas. Se trata de una estrategia que también puede aplicarse a otros tipos de olores en el hogar, como los que se desprenden al hervir la coliflor o al freír pescado y carne roja.

Canela o vainilla en rama: Con el mismo procedimiento que el clavo, la canela o la vainilla en rama no sólo absorben los olores, sino que tienen la ventaja de dejar una buena fragancia en el hogar.

Zumo o ralladura de limón: vierte aproximadamente una cucharadita de zumo de limón en el aceite antes de encender el fuego. O puedes hacer lo mismo que con las rodajas de manzana pero esta vez con la piel del limón.

Media rebanada de pan: sumerge media rebanada de pan duro en el aceite en cuanto empiece a calentarse.

Perejil: siempre en un recipiente al lado de la sartén o la freidora, una vez que el agua rompa a hervir captará el olor de la fritura, sobre todo si se trata de pescado o marisco.

Además de estas pequeñas precauciones durante la cocción, también se puede eliminar el olor a frito después de la cocción. Estos son los trucos

Agua y suavizante: Utiliza un cazo pequeño. Vierte el agua y una pequeña taza de suavizante. Una vez que hierva, el aroma llenará toda la cocina.

Aceites esenciales: Puedes hacer lo mismo utilizando aceites esenciales en lugar de suavizante. Elige una fragancia bastante fuerte para reducir el olor de los alimentos fritos. Se propagan mucho más rápido en el agua hirviendo que en un difusor.

Como última recomendación, no olvides nunca encender la campana extractora de tu cocina siempre que vayas a cocinar, especialmente si vas a freír. Y durante la fritura, abre siempre las puertas y alguna ventana para generar corriente de aire y salgan y se ventile la casa.