Encontrarnos a gusto en nuestro dormitorio es fundamental para un buen descanso pero, tenerlo decorado como nos gustaría y sentir que no nos ahogamos entre sus cuatro paredes no siempre es fácil. Si sueñas con tener una habitación más grande, tenemos para ti unos cuanto trucos para hacer que al menos de esa sensación. Basta con poner en marcha ciertas ideas de decoración, aplicar siempre el sentido común y no dejar nada al azar para crear la ilusión de amplitud:

Dormitorios de diseño

  1. Pinta las paredes con colores claros. Los tonos claros harán que la habitación parezca más grande, mientras que los más oscuros la empequeñecerán. El color idóneo es el blanco, aunque no es el único. Las tonalidades pastel, los grises o beis pueden ser también una buena opción.
  2. Coloca papel decorado en la pared del cabecero. Puede ser un refuerzo para garantizar sensación de más metros cuadrados. Al ponerlo en la pared del cabecero dará el efecto profundidad visual.
  3. Elige bien los muebles. Para diseñar con éxito un dormitorio pequeño, la elección de los muebles es fundamental.. Si los muebles que son demasiado grandes te impedirán moverte con facilidad y le darán a tu cuarto una sensación desproporcionada.
  4. Decora el cuarto de una forma sencilla. Cuando se trata de decorar un dormitorio pequeño, mejor siempre la regla del ‘menos es más’
  5. El dormitorio es para dormir. No trates de convertir el dormitorio en oficinasala de reuniones o de estar. Respetar el espíritu del lugar y dedicalo exclusivamente al descanso, especialmente si escasean los metros. Así, ganarás en comodidad y superficie.
  6. Juega con la luz. Una habitación bien iluminada siempre más grande. Para lograrlo, asegúrate de elegir las lámparas adecuadas, especialmente si no tienes suficiente luz natural.
  7. Apuesta por cortinas y ropa de cama de colores claros.
  8. Las esquinas y los huecos muertos pueden dar mucho juego a la hora de aprovechar las dimensiones de un dormitorio mini. Usa las esquinas, aprovecha la verticalidad o los espacios abuhardillados.
  9. El suelo mejor en tonos claros.
  10. Opta por un buen almacenamiento para garantizar el orden.
  11. Juega con baldas y estanterías. Estos elementos decorativos tienen una doble ventaja: proporcionan espacio de almacenamiento sin abarrotar el suelo. Lo ideal es elegirlas lo más ligeras posibles.