Las tuberías atascadas son un engorro. A pesar de que se comercializan multitud de productos para desatascar el fregadero, a veces en los más sencillo está la solución. Antes de hacerte con artículos caros, que además suelen contener muchos químicos y tener un olor muy fuerte, te aconsejamos probar este remedio casero.

Para desatascar las tuberías, tanto de la ducha, la bañera o del fregadero, sólo tienes que utilizar agua hirviendo y lejía. Por cada cinco litros de agua se debe echar un vaso de lejía. El agua hirviendo es un perfecto desatascador. Además, al llevar lejía se eliminan olores y se desinfecta. Otra de las mezclas estrella para limpiar el fregadero es el vinagre con bicarbonato.

Lo ideal es dejar esta mezcla actuar durante diez minutos y después dejar correr agua fría un rato. En caso de atascos persistentes se puede dejar actuar toda la noche y abrir el grifo por la mañana.  (En este enlace te hablábamos de la bayeta de moda y otros tres productos de limpieza que arrasan en todos los supermercados).

Este truco de limpieza también sirve para el inodoro. Si lo nota atascado este método puede resultar eficaz. [Quizá te interese: Cómo limpiar el inodoro en un minuto]