Limpiar el microondas no es tarea fácil si en él se ha acumulado algo de grasa o se nos ha quemado algo dentro y ha cogido olor y mal color. A la hora de limpiarlo, siempre viene bien un quitagrasas, pero no es fundamental. Con productos caseros, como el limón o el vinagre, podemos dejar limpio y desinfectado este electrodoméstico de uso diario. (Todos los usos del vinagre en limpieza).

El microondas es uno de los aparatos que más gérmenes acumula y eso puede llevar a que se produzcan intoxicaciones alimentarias. Te explicamos cómo eliminar todos los residuos que se pueden acumular.

En primer lugar, el plato giratorio y su base se deben fregar a parte. Como un elemento más de la vajilla con agua y jabón. (El producto que tienes en casa y que dejará tu nevera como nueva).

Para limpiar el interior del microondas, antes hay que reblandecer la suciedad de las superficies. Para ello, pon en un bol el zumo de un limón y las dos mitades ya exprimidas, agua (unos 300 mililitros) y un chorrito de vinagre blanco. Por el microondas a máxima potencia con esta mezcla durante diez minutos y después espera cinco minutos más con el aparato cerrado para que se disipe el vapor caliente en el interior.

Una vez hecho esto, pasa una bayeta o estropajo secos por las paredes y el suelo del microondas. Con este método ningún quitagrasas entrará en contacto con los alimentos. (Esta es la bayeta más recomendada para limpiar cristales)

Para fregar la puerta y el exterior del electrodoméstico sí podemos ayudarnos de un desengrasante, pero la mezcla que hemos utilizado para el interior también puede servirnos.