21 de febrero de 2020
21.02.2020
Faro de Vigo

Trucos caseros para limpiar las alfombras

Hay alternativas naturales y baratas para acabar con las manchas y gérmenes de forma fácil

21.02.2020 | 09:42
Conoce cómo limpiar tus alfombras.

Las alfombras son esa parte de la casa que con el tiempo pierde todo su brillo a causa de las manchas difíciles, el polvo o los pelos -sobre todo si hay amigos peludos en el hogar-. Acabar con los gérmenes y la suciedad se puede convertir en un imposible, así que echar mano de trucos caseros -los típicos de la abuela- puede ser la solución a tener que pagar un buen dinero en la tintorería.

Ni qué decir tiene, que los olores son otra de las problemáticas de este complemento del hogar, sobre todo si tienen pelo largo y muy tupido. Si quieres saber cuáles son las mejores técnicas, fáciles, baratas y naturales para terminar con la suciedad de las alfombras y moquetas, anota.

Pelo largo

Para acabar con la suciedad de las de pelo más largo y rizado, muy típicas en habitaciones infantiles, donde más suciedad cogen, lo mejor es utilizar una mezcla de vinagre blanco (50 ml) y agua (250 ml)

Esta mezcla es perfecta como desinfectante y para eliminar los gérmenes. Así que usarla en este tipo de alfombras es perfecto y, aunque parezca lo contrario, no deja olores, ya que en el momento que se seca la mezcla el aroma del vinagre desaparece. 

La clave está  en no echar mucho producto, no empapar, sino pulverizar la mezcla por la superficie. Aunque primero se debe sacar al aire libre y golpear para que se caigan todos los pelos y el polvo. Después se rocía la mezcla y se deja secar. ¡Como nueva!

Mal olor

En el caso de que el problema sea que la pieza ha cogido mal olor, lo mejor es utilizar sal. Con unos 250 gramos, se utilizará para espolvorearla por toda la superficie de la alfombra. Este producto tan común en la cocina no solo es perfecto para quitar los aromas desagradables, sino que también es perfecto para acabar con la humedad. 

Los niños y las mascotas, principales enemigos de las alfombras.

Así, se echa la sal y después se enrrolla la alfombra. Se deja reposar durante todo un día y después se procede a quitar la sal con al aspirador. 

Forma rápida

Este truco es mítico y seguro que más de una abuela lo ha utilizado en su casa. Consiste en elaborar una mezcla de 100 mililitros de amoníaco y un litro de agua tibia

Con la mezcla en un pulverizador y armados con un cepillo, procederemos a abrir las ventanas y equiparnos con guantes y mascarilla, ya que el amonbiaco es tóxico y puede provocarnos problemas respiratorios. 

A continuación, es tan simple como rocíar la mezcla por la superficie y frotar con el cepillo para después dejar secar al aire libre. La alfombra lucirá de otra manera con este truco tan tradicional 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook