21 de julio de 2019
21.07.2019
Ciclismo. 15ª etapa

Tour de Francia: Simon Yates gana de nuevo y Alaphilippe resiste pese a ceder ante un gran Pinot

El francés de Groupama, segundo por delante de Landa, volvió a ser el más fuerte de los favoritos

21.07.2019 | 17:01

Una nueva exhibición de Simon Yates (Mitchelton Scott) le permitió al británico ganador de la Vuelta 2018 proclamarse rey de los Pirineos con una victoria en solitario en la inédita cima de Prat D'Albis, en una jornada en la que el francés Thibaut Pinot hizo temblar la general y peligrar el maillot amarillo de su compatriota Julian Alaphilippe.

Yates, de 26 años, ganador de la primera jornada pirenaica en Bagnéres de Bigorre, repitió la jugada. Se metió en la escapada buena, atacó en el último puerto y levantó los brazos en la niebla de la cima para celebrar con tiempo su segundo triunfo en el Tour de Francia.

Le sobraron 30 segundos a Yates, lo que les faltó para alcanzarle a Pinot y a Mikel Landa, protagonistas de la etapa. El francés dinamitó la carrera atacando a saco en el Prat D'Albis, asfixió a un buen número de rivales y se colocó cuarto en la general a 1.50 de Alaphilippe, a quien se le vio ceder por vez primera.


Por su parte, Mikel Landa, que atacó en el penúltimo puerto, quedó cerca de la gesta, pero Yates voló en la subida y se encontró con un Pinot desatado. El alavés, otra vez líder del Movistar, séptimo en la general a 4.54 y con otro aire antes del descanso y en vísperas de los Alpes. Mikel está vivo.

El despegue y posterior exhibición de Pinot le sirvió al francés para endosar 24 segundos a Bernal y Buchmman, 55 a Geraint Thomas, Kruijswijk y Valverde y 1.15 a Alaphilippe, quien pudo retener el maillot amarillo al final de la decimoquinta etapa disputa a través de 185 kilómetros entre Limoux y el alto de Prat D'Albis.

Cobra emoción la general. Pinot así lo ha decidido y su ambición y estilo atacante está alegrando la carrera, aún sin dominadores claros. Geraint Thomas, segundo, tiene al líder a 1.35, el holandés Steve Kruijswijk a 1.47, Pinot a 1.50, Bernal a 2.02 y Landa es ahora el primer español, séptimo, a 4.54. O sea, en 2 minutos los cinco primeros.

La etapa que cerraba los Pirineos tuvo un comienzo muy complejo, con mil ataques y velocidad elevada. Nada menos que 47 kilómetros cubrió el pelotón en la primera hora de carrera. Costó largo rato confeccionar la fuga, pero finalmente se largaron 32, incluidos algunos otrora favoritos e ilustres derrotados la víspera en el Tourmalet.

Quintana salió a recuperar crédito junto a Amador y Soler, Astana a Bilbao y Fraile, Bardet se apuntó para dar fe de su presencia en el Tour, y allí estaban en la excursión masiva Nibali, Simon Yates, Dan Martin y Zakarin. Quintana, ya gregario del Movistar, era el más peligroso a 7.19 del líder.

Alicientes no faltaban en un trayecto que acumulaba 4.700 metros de desnivel positivo, donde los últimos 85 kilómetros incluían 3 puertos de primera. Por el Port de Lers (11,4 kms al 7 por ciento) pasó Bardet al mando de un grupo de 21, con el pelotón a 5 minutos rodando sin agobios y controlado por el Deceuninck de Alaphilippe. Las rampas de Lers hundieron a Enric Mas, un escalador; mientras su líder tenía al lado a Viviani, un esprinter.

Ataque de Landa


Proceso imparable de selección en el Mur de Péguère, puerto de 9,3 kilómetros al 7,9 por ciento de pendiente media. Mikel Landa se animó a atacar para enlazar con Soler y tratar de enlazar con Quintana, quien coronó la cima junto a Bardet a 25 segundos del alemán Geschke y de Simon Yates. Se estaba moviendo la carrera cuando el líder se quedó solo en su grupo. Se fundió el Deceuninck antes del último puerto.

Ineos contaba con Thomas, Bernal y Poels y no daba un solo relevo en cabeza. Movistar había repartido las cartas con Quintana y Landa viviendo sus aventuras por la etapa y Valverde en el negociado de los hombres de la general, donde los Jumbo Visma habían decidido llevar la batuta con 3 hombres al frente en defensa de su líder, Steve Kruijswijk.

Simon Yates ata la victoria y Pinot vuelve a atacar


Landa se unió al grupo perseguidor de Yates apenas comenzado el Prat D'Albis. La mejor versión del alavés en marcha. Sobrepasó a Quintana sin mediar palabra, tensó la cadena y después de fundir a Bardet se fue a por Yates, que andaba solo a su aire.

Entre los favoritos surgió la figura de Pinot para marcar la etapa y la general. El conquistador del Tourmalet se encuentra en estado de gracia, y quiere liarla. Atacó a 7,5 kms de la cima y fue arruinando a todos los rivales. Cedieron Thomas y Kruijswijk, luego Buchmann, castigó a Bernal hasta soltarlo y alcanzó a Landa.

Luego quería alcanzar a Yates, la presa más preciada, para volver a encender a la afición francesa en medio del diluvio, La tormenta era Pinot, que apretó los dientes para rebañar segundos con la bonificación. A su lado Landa, resucitado para la causa del podio. Gracias a Pinot el Tour vivirá este martes la segunda jornada de descanso con nuevas expectativas y la general con muchas interrogantes. Quedan los Alpes, queda mucho Tour. Merci, Pinot.




Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas