09 de diciembre de 2011
09.12.2011

Diez firmas del textil gallego impulsan una tienda con probadores en internet

El sistema, que utiliza la cámara web del ordenador, mide la talla del cliente y ofrece un catálogo que se puede probar on-line

09.12.2011 | 09:12
El cliente entra desde su casa a través de la cámara del ordenador en la tienda virtual, que reconoce su talla, entonces selecciona los modelos y se los prueba antes de adquirirlos.

El textil gallego busca una salida para sus productos sorteando las dificultades que le supone acceder a financiación y evitar las inversiones que le suponen abrir nuevos establecimientos. Diez empresas de la comunidad se han unido en el proyecto "Plataforma Comercio Interactivo Textil 2.0", pionero en España, y que impulsa la Confederación de Industrias Textiles de Galicia (Cointega).
Entras las diez empresas que se han implicado en esta plataforma se encuentran Paz Rodríguez (Vigo), Florentino (Deza), Alba Conde (A Coruña), Viriato (Ordes), Guerral (Lalín) o Oky Coky (Vigo). El grupo está abierto a otras empresas del sector que se quieran incorporar a la iniciativa.
El proyecto consiste en el desarrollo de una plataforma de comercio electrónico interactivo que permita incrementar las capacidades de venta para fabricantes de prendas de vestir y para las tiendas multimarca gallegas.
Con esta plataforma, el cliente accedería a la tienda virtual a través de la cámara web de su ordenador, bien desnudo o en ropa interior. Esto sirve para que el programa reconozca de manera lo más exacta posible la talla que necesita la persona que accede al servicio. Una vez dentro del sistema, se elige la marca o tienda que se quiera visitar y allí se le ofrece un catálogo de prendas que puede elegir y probárselas, cambiar tallas o combinar prendas.
El sistema tiene dos aplicaciones principales: el "probador", o cambiador de ropa virtual, que permitirá "vestir" al usuario con cualquier prenda del catálogo; y el "body scanner", que es capaz de generar un patrón con las medidas corporales del usuario (simulación) para compras posteriores).
"Con ello es posible personalizar pedidos, con la posibilidad de diseñar diferentes prendas con imágenes de clientes, trabajando incluso con sus medidas corporales", señala Alberto Rocha, director general de Cointega.
Los sistemas informáticos para realizar estas ventas virtuales ya existen, aunque no han sido desarrollados, ni están en funcionamiento en España. Cointega y las diez empresas que participan en el proyecto están analizando los programas informáticos existentes que más se adaptan a sus necesidades y van a proponer mejoras a su funcionamiento.
Para ello cuentan con el apoyo de tres centros como el Instituto Tecnológico del Textil (Aitex), de Alcoy; el Centro Tecnológico das Industrias Téxtil e do Vestuario de Portugal (Citeve) y el Centro Tecnológico del Textil de Vigo (Citevi).
El proyecto opta a recibir ayudas del plan Interconecta Galicia 2011, en el que se exige que los proyectos subvencionables deberán tener un presupuesto mínimo de 1,5 millones de euros, con un plazo de ejecución de tres años.
"Tenemos el plazo muy ajustado para poder optar a estas ayudas, yo diría que nuestras posibilidades son ahora de un 30%. De todas maneras, las empresas participantes en el proyecto están dispuestas a aportar fondos propios para financiar esta idea innovadora que puede ayudar al sector a salir de la crisis", señala Alberto Rocha.
Euroclustex
Esta iniciativa se presentó en el III Forum Euroclustex (Cluster Transfronterizo Textil-Moda Galicia-Norte de Portugal), en el que también se abordó el debate sobre la necesitad de reinventar la relación entre los fabricantes, marcas y comercio, "que siguen actuando en el mercado de forma independiente sin estar integrados en grandes cadenas", señala Rocha.
El problema del textil gallego y del norte de Portugal es su progresiva polarización de la tipología de las empresas del sector. Esto es, por una parte existen unas compañías muy grandes, con amplia presencia en los mercados internacionales que consiguen controlar toda la cadena de valor, y que están consiguiendo crecer aún en estos tiempos de crisis. En este segmento, existen firmas gallegas de éxito.
En el extremo contrario, hay multitud de empresas de pequeño y mediano tamaño en todos los eslabones de la cadena de valor (producción-marca/diseño-comercialización), que cada una de ellas sigue actuando de forma independiente, lo que les impide mantener una sólida presencia internacional. Este segmento es el que está sufriendo de forma más aguda las consecuencias del actual entorno económico.
En el Forum se presentó Cimtex (Centro Ibérico de Mediación Textil), que será una nueva plataforma creada por las entidades que forman el Euroclustex, que tiene la finalidad de servir de punto de encuentro y dinamizador en las relaciones entre fabricantes y marcas, por un lado, y entre marcas y comercios, por otro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook