09 de marzo de 2010
09.03.2010
En Corea del Sur

Matan de hambre a su bebé por criar a otro virtual

Unos padres han sido arrestados por descuidar a su hija de tres meses en beneficio de otra "on line"

06.03.2010 | 11:38

Una pareja fue arrestada en Corea del Sur a principios de esta semana por descuidar a su bebé y dejarla morir de hambre a pesar de que, al mismo tiempo, estaban criando a una 'hija virtual', según informó este viernes la Policía surcoreana.

La pareja, residente en un suburbio en el sur de Seúl, presuntamente cometió negligencia con su hija de tres meses --prematura--, alimentándola sólo una vez al día en turnos de doce horas en el café del barrio en el que se conectaban a Internet. La Policía indicó que se llegaron a obsesionar con la crianza de una 'hija virtual', apodada 'Anima' por su relación con el popular juego "Prius Online".

"Parece que la pareja ha perdido su deseo de vivir una vida normal, debido a que no tienen trabajo y tuvieron a un bebé prematuro", explicó un oficial de Policía de la ciudad, Chung Jin Won. "Se entregaron a un juego virtual para crear y desarrollar a un personaje virtual y así escapar de la realidad, lo que les llevó a que su hija real muriera", afirmó en declaraciones a la agencia Yonhap.

No es la primera muerte relacionada con la adicción al juego de la que se tiene noticia en Corea del Sur. Los juegos multijugadores son tratados en este país como un deporte, debido en parte a que el país tiene la red de banda ancha más rápida del mundo.

Así, el mes pasado murió un hombre de 32 años después de, presuntamente, jugar a un juego durante cinco días seguidos haciendo pocas interrupciones para descansar y comer. Un incidente similar tuvo lugar en el año 2005 con un joven de 28 años.

"La adicción a los juegos virtuales puede difuminar la línea entre la realidad y el mundo virtual. Parece que cuidar de su personaje virtual eliminó cualquier sentido de culpabilidad que pudieran haber tenido por el descuido hacia su hija", indicó el profesor universitario Kwak Dae Kyung.

Según Kwak, parte del problema es que los adictos no tienen ningún lugar al que acudir para pedir ayuda. "Este tipo de situación no es un problema que pueda resolver una persona", prosiguió. "Las familias y los vecinos deben informar de manera activa a las autoridades gubernamentales o médicas", aseguró. "El Gobierno debe establecer algún sistema para ayudar a los adictos a que puedan recuperar su vida normal", afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook