15 de abril de 2009
15.04.2009
comisión europea

Abren expediente a Reino Unido por no garantizar la privacidad de los internautas

14.04.2009 | 17:18

La Comisión Europea (CE) abrió hoy un procedimiento de infracción contra el Reino Unido al considerar que no está garantizando la privacidad de los usuarios de Internet en los términos que establece la legislación comunitaria.

La acción de Bruselas responde a las quejas de los usuarios británicos acerca de la utilización por parte de los proveedores de Internet de "Phorm", un sistema que analiza los pasos de los internautas en la red para ofrecer publicidad personalizada.

La Comisión, en un comunicado, explicó que las autoridades del Reino Unido no han obligado a las empresas a pedir el consentimiento expreso de los usuarios para recoger los datos y llama a Londres a actuar para asegurar el cumplimiento de las normas europeas.

Éstas, según recordó el Ejecutivo comunitario, establecen que las comunicaciones electrónicas deben ser confidenciales y prohíben su control sin el permiso del internauta.

"Hemos estado siguiendo el caso de 'Phorm' durante algún tiempo y hemos llegado a la conclusión de que existen problemas en la forma en la que el Reino Unido ha aplicado parte de las reglas europeas sobre la confidencialidad de las comunicaciones", señaló la comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding.

En una carta, Reding ha pedido a Londres cambios en su legislación y un aumento de los poderes de las autoridades para que puedan imponer sanciones adecuadas con las que garantizar el cumplimiento de las normas comunitarias.

El caso de "Phorm" llegó a Bruselas en abril de 2008 a través de las protestas de ciudadanos británicos y eurodiputados, preocupados por el uso de esa tecnología.

"Phorm", según explicó hoy la CE, analiza de forma continua la navegación en Internet del usuario para, posteriormente, ofrecer publicidad específica cuando éste visita ciertas páginas web.

El principal operador de telecomunicaciones del Reino Unido, British Telecom, admitió haber probado el sistema entre 2006 y 2007 sin consultar a sus clientes.

Tras analizar este caso, Bruselas ha llegado a la conclusión de que hay "problemas estructurales" en la aplicación de la directiva sobre privacidad en Internet en el país.

A partir de hoy, las autoridades británicas disponen de dos meses para responder al expediente abierto por la CE, que en caso de no obtener los resultados deseados podría continuar el proceso de infracción y, en última instancia, llevar el caso ante la Justicia europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine