Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Sylvia Córdoba: "Los acusados del robo de Atrio están desesperados; quieren salir"

La abogada de los acusados de las botellas de la bodega del restaurante Atrio explica su versión

Sylvia Córdoba Moreno, abogada de los dos acusados del robo en la bodega de Atrio. Silvia Sánchez Fernández

Los acusados del robo de 45 botellas de vino de la bodega de Atrio, tasadas en 1.648.500 euros, Priscila Lara Guevara y Constantín Gabriel Dumitru, permanecen en prisión desde el pasado 4 de agosto. Su abogada prepara ahora su potente defensa y pedirá a la jueza su puesta en libertad. En una entrevista con este diario, Sylvia Córdoba Moreno asegura que sus defendidos son inocentes y sostiene que "están desconsolados, desesperados. Quieren salir".

-Usted es abogada de los acusados del mediático robo de Atrio. La jueza decretó el ingreso provisional en prisión de sus defendidos, pero ahora le ha remitido un escrito. ¿Puede detallar los términos del mismo? 

-Hemos pedido varias diligencias en la investigación, entre ellas que declaren los dueños de Atrio para que ratifiquen la denuncia, que es lo normal. Eso siempre se pide, lo acuerda normalmente el juez de oficio. Y que declaren los testigos y empleados que trabajaran esa noche y a la mañana siguiente y que hayan podido ver o hayan podido estar con las personas que se dice que fueron ellas; eso es lo normal.

-También han solicitado que los propietarios del establecimiento, Jose Polo y Toño Pérez, aporten la carta de vinos

-Así es. Queremos que nos la aporten porque queremos saber el precio de cada botella que tenían en la carta para poder hacer, si es necesaria, una peritación. Básicamente eso. Hay alguna otra cosa que hemos pedido, pero hasta ahí puedo leer.

-El día que sus defendidos declararon ante la jueza usted habló de la posibilidad de pedir que los trasladaran de la cárcel de Cáceres a Madrid. ¿Sigue eso en pie? 

-Bueno, el traslado es algo que ahora no está en los planes y que se haría en caso de que, extrañamente, nos denegaran la libertad. En ese caso tendríamos que pedir que los trajeran cerca de donde está su familia, pero es verdad que ahora mismo no nos planteamos eso: nos planteamos que salgan. Porque, además, es verdad que un preso preventivo es más difícil moverlo; se encarga Instituciones Penitenciarias y eso se suele hacer para presos que ya están cumpliendo, para acercarlos a la familia; aquí es muy difícil. Pero es que nosotros lo vamos a enfocar en lo más importante: que es su salida en libertad provisional.

-¿Y cuándo van a solicitar a la jueza esa petición de su salida en libertad provisional? 

-Pues ya estamos con los retoques. Seguramente en esta semana, para que cuando la jueza se incorpore la semana que viene la tenga en la mesa y pueda realizar los trámites; lo habitual: la tenga, se la mande al fiscal y pueda resolver.

-¿A su juicio fueron Priscila Lara Guevara y Constantín Gabriel Dumitru los que cometieron el robo? 

-Aquí mi juicio, mi criterio, mi opinión, dan igual a todo el mundo, a la jueza, a la opinión pública... Da igual lo que yo piense. Yo estoy para colaborar, esclarecer y sobre todo para lo que es defender a unas personas. Pero da bastante igual mi opinión. Sí digo que ellos manifiestan, me manifiestan, que son inocentes y que no han cometido el robo, y yo tengo que defender lo que ellos me manifiestan. Mi opinión es irrelevante a todos los efectos. Claro, si ellos me dicen eso, para mí también lo son, para mí son inocentes. 

-La policía mantiene que sus defendidos son expertos y profesionales en robos y que a través de las cámaras grabadas por el restaurante la madrugada de los hechos queda constatado que fueron ellos los autores... 

-Bueno, es su trabajo. Ellos hacen un atestado, hacen sus investigaciones y luego hacen una valoración, pero la opinión de la policía no me importa tanto como la de la jueza, lógicamente. La policía no es parte del procedimiento sino que ellos presentan sus indagaciones, sus diligencias de investigación; y luego el fiscal pide otras, la defensa pide otras; y es la jueza la que tiene que llegar a unas conclusiones.

-El arresto de los presuntos autores se produjo en Croacia, en un puesto fronterizo con Montenegro y fue en ese país donde también permanecieron en la cárcel. ¿Cómo se encuentran sus defendidos en la prisión de Cáceres? 

-Mejor que en Croacia, lógicamente. Creo que España tiene las mejores cárceles del mundo. Físicamente están mejor pero psíquicamente están igual, están mal. No entienden. Están desconsolados, desesperados. Quieren salir. Y además que no hay riesgo de fuga, y menos ahora. Ya son más conocidos. Si los ponen en libertad les quitarán probablemente el pasaporte, probablemente les pedirán una fianza, les harán firmar periódicamente en el juzgado... Así que la fuga, aunque quisieran, que no quieren, sería más difícil. 

"Hay alguna otra cosa que hemos pedido a la jueza, pero hasta ahí puedo leer"

decoration

-Los dueños de Atrio llegaron a asegurar que este robo fue por encargo. ¿Usted cómo valora este extremo? 

-Creo que es una valoración que han realizado en una entrevista. O sea, es simplemente una valoración. Les habrán preguntado: ¿y ustedes por qué creen que lo han hecho? Y habrán respondido: ‘Me imagino que dado el tipo de botellas que son, que no son fáciles de sacar al mercado ilícito, habrán sido robadas por encargo’. Pero eso nadie lo puede saber, por lo menos a día de hoy, ni la policía lo puede saber. Pero son sospechas. Es lo mismo que cuando se roba un vehículo y alguien sospecha que el vehículo lo habrán llevado a Marruecos, lo habrán sacado de España... son sospechas que cada uno tiene.

-¿A los dos se les acusa de los mismos delitos? 

-Sí. Todavía no hay una imputación formal pero la atribución de hechos es la misma. A los dos les acusaron de un robo con fuerza en establecimiento abierto al público, aunque estuviera cerrado a esas horas; y con uso de llave falsa porque presuntamente se utilizó una llave del hotel y accedieron a la bodega, que eso también habrá que demostrarlo. Pero bueno, un robo con fuerza; con una posible agravante, o dos, por el valor de los efectos sustraídos y por el posible valor artístico histórico de una de las botellas, pero que eso también tendrá que esclarecerse. Por eso estamos planteando hacer una pericial, para ver si concurren esos agravantes o no. 

Compartir el artículo

stats