Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Ibiza

Crónica: fútbol americano contra el crimen en Ibiza

Un turista estadounidense placa a un fugado al que la policía acababa de encañonar con una pistola tras una tensa persecución en coche

El vídeo de la huida de un hombre en Ibiza al que una policía estaba apuntando con su arma

El vídeo de la huida de un hombre en Ibiza al que una policía estaba apuntando con su arma. Diario de Ibiza

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El vídeo de la huida de un hombre en Ibiza al que una policía estaba apuntando con su arma. Fernando de Lama

Un joven corre como el viento al atardecer. El cuerpo erguido. Las rodillas bien altas. Es todo un velocista. De pronto un grandullón le sale al paso, le placa a la altura de la cadera y lo derriba limpiamente. Se levanta y lo celebra demostrando su fortaleza, haciendo el gesto del cruasán. Bien tenso. Un compañero sale a felicitarle y chocan las manos con fiereza.

No es la pasada final de la Super Bowl. No son un atacante de los Cincinnati Bengals ni un defensa de Los Ángeles Rams. Los hechos ocurren en la rotonda que da acceso a la carretera de ses Salines, en Sant Jordi, y los implicados son un fugitivo de la policía y un turista norteamericano -de casta le viene al galgo-, que colabora espontáneamente con los cuerpos de seguridad.

Unos minutos antes el joven, que viaja con otros dos más, se ha saltado con su coche un control de la Policía Local en Ibiza. Se inicia una persecución. Como el huido toma rumbo a Sant Josep los agentes de Vila piden ayuda a los del municipio vecino. Le están esperando. Los coches patrulla hacen una pinza que le deja bloqueado en mitad de la rotonda. Los policías se bajan de sus vehículos. Una agente saca su arma reglamentaria y apunta al infractor a través del parabrisas delantero. Los brazos extendidos. Las rodillas flexionadas. Bulle la tensión.

Cuando los policías le sacan del coche aprovecha un descuido y echa a correr con su planta de atleta sujetando una riñonera que lleva colgada del cuello. Las chanclas salen volando. Ahora corre descalzo. Son solo unos metros.

El joven corre perseguido por los agentes justo antes de ser placado.

Entonces el turista-colaborador se baja de un todoterreno de gama alta y lo tumba como si sí que fuera un defensa de los Rams que acaba de evitar un touchdown a solo una yarda de la goal line. Por eso lo celebra con tanta alegría.

Minutos después toda Ibiza y parte del extrarradio puede ver la jugada en los vídeos que circulan a toda pastilla por la red. De whatsapp en whatsapp y de telegram en telegram en este Gran Hermano autoconstruido por los vigilados.

Por la mañana es la propia Policía Local de Sant Josep la que cuelga un vídeo desde su punto de vista. Aunque en la mayor parte solo se ve el volante del coche patrulla, podemos entrar en el nerviosismo del momento. Vemos como gira, les oímos hablar entre ellos y por la radio: "Va muy peligroso", "van tres ocupantes", "se acercan a la rotonda de Salinas". "Zúmbale, zúmbale", grita uno de ellos en un momento.

Luego para. Abre la puerta y vemos en primera persona como corre tras el fugado. Escuchamos su respiración ansiosa. Le vemos llegar hasta la altura en que el espontáneo jugador de los Rams ha derribado a la supuesta liebre de los Bengals.

El agente le extiende la mano enfundada en un guante negro: 2Hi sir. Thank you".

Y un mafioso sueco

Casualidad. El vídeo coincide con otro en el que se ve a agentes de la Policía Nacional deteniendo en Sant Antoni al presunto líder de una red mafiosa, al que apodan el ‘Pablo Escobar sueco’, que acaba también derribado en la terraza de un hotel de lujo. Seguro que las supuestas actividades delictivas de uno poco tienen que ver con las del otro, pero ambos terminan igual: cara al suelo y maniatados.

Estos vídeos. Los muchos que hemos visto y que veremos a lo largo del verano, son un ejercicio de transparencia. Nos dejan ver, pero sobre todo nos hacen entender a lo que los cuerpos de seguridad se enfrentan cada día en la isla. Gracias a la Policía de Sant Josep por mostrarlo y a todos por su trabajo.

Compartir el artículo

stats