Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Condenado a dos años por chantajear con vídeos sexuales a una mujer en Palma

La afectada tuvo que recibir tratamiento psicológico tras sufrir una crisis de ansiedad

El condenado por chantaje sexual a una mujer, ayer, durante el juicio en Vía Alemania. / L.MARINA

Sin el consentimiento de una mujer con la que había mantenido relaciones sexuales, un hombre 50 años se dedicó a grabar imágenes de vídeo íntimas y a difundirlas, incluso, ante la familia de esta. El Juzgado de lo Penal número 6 de Palma condenó ayer al procesado a 28 meses de cárcel por delitos continuados contra la intimidad y amenazas. También deberá indemnizar a la víctima con 8.000 euros.

Los hechos por los que este individuo fue ayer juzgado en Vía Alemania tuvieron lugar desde una fecha indeterminada de 2017 hasta 2018. Durante este periodo de tiempo, mantuvo una relación estrictamente sexual con una mujer casada.

Sin que mediara el consentimiento de la víctima, el procesado tomó fotos e hizo grabaciones íntimas de vídeo a la mujer. En estas imágenes se veía a la afectada en ropa interior, consumiendo cocaína o manteniendo relaciones sexuales con él.

En fechas anteriores al 10 de marzo de 2018, el encausado se puso contacto con la mujer para que le entregara diversas cantidades de dinero. Ante la negativa de ella, el sujeto reaccionó airadamente y comenzó a actuar "con la intención de menoscabar su dignidad y quebrantar su voluntad", según recoge la fiscal en su escrito de acusación.

De hecho este individuo ya anunció a la mujer su propósito de dar a conocer las grabaciones y fotografías íntimas de ella. Su finalidad última era que la víctima se plegara a sus deseos y le entregara las sumas de dinero que le reclamaba.

En su escalada para tratar de socavar la autoestima de la mujer, el ayer condenado se presentó a las seis de la tarde del 10 de marzo de 2018 en el domicilio de los padres de la víctima. Además de los progenitores, allí se encontraban du hermana y dos niñas pequeñas: la hija y la sobrina de la afectada.

En un momento dado, aprovechando que los padres y la hermana de la víctima habían salido al balcón de la vivienda, el individuo comenzó a reproducir uno de los vídeos íntimos de la mujer. Antes de abandonar el domicilio, el procesado indicó a los familiares de la afectada que tendrían que abandonar el barrio palmesano donde residían.

El individuo fue más allá. El 23 de marzo e 2018 remitió los vídeos sexuales en los que aparecía la mujer al teléfono móvil del marido de esta. Unos días antes, el ayer condenado cambió su foto de perfil de Whatsapp. En su lugar puso imágenes de la víctima en actitudes íntimas, en ropa interior o consumiendo cocaína.

Como consecuencia de la presión continua a la que se vio sometida esta mujer por parte de este sujeto, la víctima tuvo que recibir tratamiento psicológico. En concreto presentaba ansiedad y un bajo estado anímico.

Reparación del daño

Durante la vista celebrada ayer en el Juzgado de lo Penal número seis de Palma, el acusado reconoció los hechos. Antes de la celebración del juicio, el procesado consignó en el juzgado 6.000 euros y entregó otros 2.000 euros a la víctima. Este hecho fue apreciado como atenuante de reparación del daño, al igual que otra por dilaciones indebidas en el procedimiento.

La sentencia, dictada ‘in voce’, condenó al acusado a 21 meses de prisión por un delito continuado contra la intimidad y siete meses por otro delito continuado de amenazas. No obstante su ingreso en prisión quedó en suspenso durante tres años. La resolución judicial también prohíbe al encausado acercarse a la víctima a menos de 500 metros en tres años.

Compartir el artículo

stats