Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El juez bloquea la herencia de la tía de Luis Lorenzo mientras se recaban más pruebas

Isabel Suárez dejó todos sus bienes, 60.000 euros, un piso y varias fincas rústicas, a su sobrina, pareja del actor, ambos investigados

José María Suárez, y en el círculo, su hermana Isabel.

Los familiares de Isabel Suárez y muchos vecinos están convencidos de que detrás de la muerte de la mujer, presuntamente por envenenamiento, están su dinero y sus propiedades. Y parece que el juez también, pues mantiene bloqueada la herencia que la fallecida dejó a su sobrina, Aránzazu Palomino, pareja del actor Luis Lorenzo, ambos detenidos hace unos días y posteriormente puestos en libertad con cargos, sin pasaporte y con la obligación de presentarse en el juzgado todas las semanas.

El bloqueo de la herencia sigue activo mientras la Guardia Civil continúa recabando pruebas con la intención de descubrir si, como sospecha la familia, se trató de un crimen, o si, como mantienen los investigados, se debió a un accidente o, al menos, a causas totalmente ajenas a ellos. Pero, ¿de qué herencia se trata? José María Suárez, hermano de la víctima, aseguró a este periódico que son 60.000 euros en una cuenta corriente, un dinero cuya cuantía desconoce a plazo fijo, un piso en Grado (Asturias) y varias fincas rústicas, según los vecinos de la zona, de escaso valor económico.

El hecho de que la fallecida, de 85 años de edad, firmara un testamento solo unos meses antes de su muerte en el que declaró heredera universal a su sobrina incrementa las sospechas de los familiares y vecinos de Isabel Suárez, que murió el 28 de junio del año pasado, en la vivienda de su sobrina en Madrid, donde permanecía desde primeros de marzo. Los hermanos de Isabel están convencidos de que fue presuntamente “secuestrada”, pues dejó de llamarles y de cogerles las llamadas. No supieron más de ella hasta que vieron su esquela.

Fue precisamente un hermano de la mujer quien denunció su supuesto secuestro en el Juzgado de Grado, y quien exigió que se le practicara la autopsia al cadáver. Aquella petición obligó a suspender el entierro durante veinticuatro horas.

Las dudas de la familia de Isabel Suárez parecieron despejarse hace solo unos días, cuando por fin conocieron los resultados de la autopsia (hasta entonces permaneció decretado el secreto del sumario). Los análisis forenses mostraron que en el cuerpo de Isabel había concentraciones anormalmente altas de dos metales pesados: cadmio y magnesio. Ante el juez, Aránzazu Palomino negó tajantemente cualquier relación con la muerte de su tía y expuso la posibilidad de que el envenenamiento se hubiera producido por un alimento en mal estado o por un medicamento. Defendió que cuidaron a la mujer durante su estancia en Madrid y que ambas estaban muy unidas. El actor Luis Lorenzo, por su parte, se acogió a su derecho de no declarar.

Compartir el artículo

stats