Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Un comisionista de Zaragoza, al banquillo por una estafa millonaria por 200 respiradores

Un empresario de Zaragoza habría engañado al presidente de la CEOE en la compra | La comisión por la operación de más de 3 millones de euros fue de 91.836 euros

Uno de los mensajes intercambiados entre el acusado y el expresidente de la patronal aragonesa.

El 21 de marzo de 2020 los aragoneses llevaban una semana confinados para intentar combatir el covid-19 que dejó en solo 24 horas 5.000 nuevos casos y 324 muertos en España, 22 de ellos en la comunidad. Ese día un empresario de Zaragoza se ofreció al presidente de la patronal aragonesa para conseguir importar 200 respiradores de China que serían donados al Servicio Aragonés de Salud. No lo habría hecho gratis, sino que cobró una comisión de 91.836 euros por un material que no llegó y ahora este conseguidor va a sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial por un delito de estafa por el que afronta cuatro años de cárcel.

El artífice de este fraude al calor de una situación de emergencia máxima sanitaria fue, según la investigación, Francisco C. O., administrador único de la empresa con sede en la capital aragonesa Mingta Asian Global Commerce SL, quien llegó a afirmar que su sociedad contaba con estructura propia en China con tres oficinas en las ciudades de Ningbo, Schenzhem y Hong Kong, un equipo humano de 17 profesionales y una estructura fiscal tanto en la República Popular China como en Hong Kong. Pero nada de ello sería real porque la sociedad limitada española suscribió con la china un contrato por el que esta le permite utilizar el nombre pero nada más, no forma parte del grupo empresarial Schenzen Mingta Import & Export Company Limited.

Bajo esta apariencia no levantó ninguna sospecha al ya expresidente de la CEOE en Aragón, Ricardo Mur, quien estaba al frente de la Fundación CREA y que había conseguido canalizar, en el marco del programa 'Aragón en Marcha' del Ejecutivo autonómico, donaciones de más de 150 empresas por un valor de casi 5 millones de euros que se emplearon para comprar material sanitario que se donó al Salud. "Nuestra compañía no se dedica a la comercialización de productos, sino a la gestión de compras en el gigante asiático, pero entre las mercancías que trabajamos está este tipo de productos y ante la demanda y la situación de alerta me pongo en contacto con ustedes porque estamos en contacto con fabricantes de primer nivel que nos abastecerán de estos productos". Este fue el mensaje que el acusado envió a Mur, que consta en la causa judicial y al que tuvo acceso El Periódico de Aragón.

Tras el intercambio de Whatsapp y correo electrónico, el 28 de marzo de 2020 el empresario remitió una factura proforma por 3,3 millones de dólares. Ese mismo día recibieron la orden de las transferencias. "El pago ayer lo hicimos", le dijo el expresidente de la patronal aragonesa al conseguidor, quien le respondió: "A una empresa de nuestro grupo, está todo totalmente garantizado".

El dinero lo recibió la empresa a cambio de los 200 respiradores modelo ACM812, pero, según la Fiscalía y el Gobierno de Aragón que ejercen de acusación, "la sociedad china que recibió el dinero nada tenía que ver con Fernando C. O. y tampoco tenía acceso al fabricante cuando cobró las transferencias". Circunstancia que, de haberlo sabido la Fundación CREA, el intercambio comercial no se había dado.

Comisión por el contrato

Lo que en realidad había, supuestamente, es que el acusado tenía con la compañía asiática un contrato por el que obtenía una comisión de más de 91.000 euros por los contratos que suscribiera con la Fundación CREA. Esto tampoco era conocido por Ricardo Mur.

Las primeras malas noticias llegaron el 3 de abril. El procesado comunicó a Mur que Beijing Aerospace no había entregado los 200 respiradores porque el gobierno chino había bloqueado la adquisición de productos sanitarios. Ante la no entrega, Fernando C. O. propuso la compra de 20 respiradores a otra empresa. Resultó que se encontraban ya en el aeropuerto con autorización de salida porque era un excedente de un pedido de Reino Unido que había sido ofrecido por un tercero a la empresa que cobró el dinero. El valor de los mismos era de 400.000 dólares y llegaron a aterrizar en el Aeropuerto de Zaragoza el 15 de abril, pero no fueron aceptados por Sanidad porque no reunían los requisitos que marca el Gobierno de España.

Pero las operaciones no acabaron ahí. Según las acusaciones, efectuó a nombre de la Fundación CREA y con su dinero la señalización de 750.000 euros de 30 respiradores que la patronal mandó anular cuando se enteró al ver que los anteriores no habían sido validados.

A cambio sí entregó otro tipo de material (seis respiradores, 100.000 mascarillas KN95, 200.000 guantes de vinilo, 999.000 guantes de nitrilo) por valor de 402.300 dólares. Fernando C. O. se sentará en el banquillo por no devolver 1.066.631 dólares, es decir, 879.827 euros. Este habría alegado que el dinero estaba bloqueado por el Gobierno chino, pero no sería cierto. 

Compartir el artículo

stats