Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

Sobreseída la causa por supuesto encargo de asesinar a su exsocio en Castellón

El juez no ve elementos que avalen la propuesta de muerte o entrega de armas

Un furgón de la Policía Nacional entrando en la Ciudad de la Justicia de Castellón.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Castellón ha acordado el sobreseimiento de la causa abierta en su día contra un director de seguridad en Castellón al considerar que no ha quedado debidamente justificado que tratara de encargar el asesinato de su exsocio en una empresa de seguridad de la que la víctima se había desvinculado.

Los hechos que dieron lugar a las diligencias se remontan a la denuncia interpuesta por una persona que manifestaba que, tras ser despedido por el jefe de la empresa para la que trabajaba, el denunciado le había ofrecido dinero para matar a su exsocio, habiéndole brindado incluso armas para ello que, según el denunciante, guardaba en la empresa.

El juzgado argumenta que los hechos, tal y como constan en la denuncia, no se consideran justificados y acreditados de un modo suficiente como para continuar con la instrucción de la causa.

Despido

En concreto, las diligencias practicadas reflejan la existencia de una denuncia por quien es despedido en diciembre que, a su vez, se remonta a unos hechos ocurridos, según sus manifestaciones, en verano, habiendo tenido problemas laborales que, por la comisión de varias faltas, determinaron su despido. Sin embargo, según el juzgado, el propio y supuesto "amenazado" aun reconociendo que separaron la empresa y que tuvieron algunas negociaciones tensas, alcanzaron un acuerdo, y que no había vuelto a tener noticias suyas desde la firma de disolución ante notario.

Asimismo, en la pertinente investigación, fueron oídos trabajadores y clientes quienes relataron problemas habidos con el denunciante, quien fue calificado por sus propios compañeros como persona conflictiva o vengativa.

No hay indicios

Esto, a juicio del juez, "únicamente viene a mostrar una empresa dedicada a la seguridad privada, unos empleados de la misma y un responsable con más o menos acierto en el trato de sus trabajadores o más o menos conflictividad en la gestión del negocio". Por ello, objetivamente, concluye que, "no existe elemento alguno que permita acreditar la realidad de proposición alguna de muerte o, de entrega o posesión de armas por el investigado, no habiendo sido hallada arma en los términos expuestos por el denunciante en el registro practicado en la empresa" en cuestión, por lo que se sobresee la causa. 

Compartir el artículo

stats