Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bandas latinas

Quedan libres los 14 miembros del coro de Zaragoza de los Dominican Don´t Play

De los 80 años iniciales a una cuarta parte y también queda sin efecto la expulsión de cinco de ellos que solicitaba inicialmente el ministerio público por encontrarse en situación irregular en España

El jefe de la banda, en el centro, junto a sus dos manos derechas, se sientan en el banquillo con el resto de miembros del coro de Zaragoza de los DDP.

Tras meses de investigación y después de varias reyertas a machetazos en las que hubo víctimas que estuvieron a punto de morir, la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Aragón llevó a cabo una macrooperación para desmantelar al coro de Zaragoza de los Dominican Don't Play (DDP). Catorce miembros fueron detenidos, pero desde este miércoles ya están todos libres. Todos ellos firmaron el acuerdo alcanzado entre sus abogados defensores y la Fiscalía que les ha permitido no acabar en la cárcel tras una importante rebaja de la condena.

De los 80 años iniciales a una cuarta parte y también queda sin efecto la expulsión de cinco de ellos que solicitaba inicialmente el ministerio público por encontrarse en situación irregular en España.

El líder de la banda con base en Madrid hasta hace al menos un año, momento en el que se produjeron las detenciones, Steven Guarionex Vásquez Montero, conocido bajo el alias de Biwan, será el que más condena cumpla: dos años por pertenecer a esta banda criminal según el Tribunal Supremo, seis meses por tráfico de drogas y otro medio año por tenencia ilícita de armas. Este joven rapero, defendido por José Luis Melguizo, será el único que no va a pisar la calle de forma inmediata puesto que tiene otras causas. Tendrá que pagar una multa de 1.620 euros. Este joven asumió el mando después de que su anterior líder, Jeison Giovanni Delgado, de 27 años, conocido como el Flaco, huyera a Colombia donde murió en un siniestro vial.

Biwan, cabecilla de los DDP, antes de firmar la conformidad.

Los otros dos que estaban en el centro penitenciario de Zuera y que quedan en libertad son sus dos manos derechas eran Miguel Santiago Lerma Vallejo, Colombianito, (recientemente condenado a 4 años por intentar matar a un Black Panther en el parque Grande ) y Juan David Gómez Vallejo, defendidos por el abogado Juan Carlos Estremera. Vallejo saldará su condena con un año de cárcel por formar parte de los DDP, seis meses por traficar con droga y otros seis por tenencia ilícita de armas.

Los otros once estaban en un segundo escalón. La Policía identificó a Julio T. L., alias Julito; Jonathan M. C., alias Mosti; Jesús Alfredo E. B., alias Pollo; Cristian Jeffry F. G., alias Machete; Sergio Antonio M. S., alias Versache; Jefferson Israel Ch. G., alias Indio; Enock A. M.; Michael D. C., alias Titua; Juan Estibel F. C., alias Minitu; Clifton S. V.; y José F. M. C. Todos ellos, defendidos por los abogados Carmen Sánchez Herrero, Christian Monclús, Claudia Melguizo y Lourdes Barón, aceptaron un año de cárcel y el pago de 1.080 euros. 

Señalaba el fiscal en su escrito que la organización DDP en Zaragoza, pese a estar menos estructurada y jerarquizada que en épocas anteriores, ha continuado ejerciendo actividades ilícitas asentando su territorio en el barrio de San José, siendo los principales lugares de reunión de sus miembros la plaza Mayor, el parque de la Granja y la plaza de la Memoria.

La rivalidad mantenida entre miembros de los DDP y miembros de la banda denominada Black Panthers (BP) ha dado lugar a numerosos enfrentamientos en diversos puntos de la ciudad, en algunos casos multitudinarios y tumultuarios con uso de machetes y cuchillos, y en otros con resultados de lesiones graves para quienes han resultado agredidos.

La banda tenía una caja común y se financiaba a través de la venta de marihuana, principalmente, en los parques de la capital aragonesa. Disponían de armas de diverso tipo, algunas de ellas prohibidas, y financiaban sus actividades mediante la venta de drogas tóxicas y sustancias estupefacientes y psicotrópicas, algunas de ellas susceptibles de causar grave daño a la salud, utilizando en muchos casos a menores de edad ya integrados en la organización para realizar estas actividades de venta de sustancias.

La especial facilidad para manipular y adoctrinar a jóvenes de edades entre los 14 y los 17 años y, tal y como reconoce la Fiscalía, que la ley «es más benévola» con los menores, llevó al coro de Zaragoza de los Dominican Don’t Play (DDP) a captar a adolescentes para el tráfico de drogas, uno de los sistemas de financiación de la banda.

También eran importantes en las reyertas con machetes con la banda rival Black Panther. Los ocho que fueron arrestados afrontan 13 años en un centro de menores. Dos de ellos no es la primera vez que se sientan en el banquillo, son Francisco Manuel G. S., alias ‘Kiko’, quien acabó con la vida de Sami Hamidi de un machetazo, y de Joselito G. R., que le entregó el arma blanca. El primero fue condenado a ocho años de internamiento, mientras que el otro fue castigado con cinco años por el crimen de la calle Princesa en el que murió un joven en lo que se denomina un bautizo de sangre. 

Compartir el artículo

stats