DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las lesiones internas del niño de 2 años de Gijón pueden ser crónicas, avisan los informes

Las investigación judicial, aún muy incipiente, se volcará en conocer la dimensión y tipología de las heridas que causaron la muerte del pequeño

El joven detenido por la muerte del niño, a su salida el miércoles de los calabozos.

El joven detenido por la muerte del niño, a su salida el miércoles de los calabozos.

Las lesiones internas que presentaba el niño de casi dos años fallecido el pasado domingo en el HUCA, tras ingresar el jueves, por presuntos malos tratos pueden ser crónicas. Esta es una de las posibilidades que se desprenden de los informes médicos aportados hasta el momento a la investigación, una sospecha que habría tenido especial incidencia en la decisión de la magistrada de guardia para dejar en libertad con cargos al único detenido por este trágico episodio.

La instrucción judicial servirá para determinar cómo y cuándo se produjeron esas lesiones para arrojar luz a este caso que, en principio, se investiga como un delito de homicidio. Sí parece claro que la muerte del pequeño no fue por causas naturales. No obstante, el cambio en el juzgado de guardia el miércoles (un juez inició las labores cuando los sanitarios dieron el aviso de los malos tratos y otra jueza tomó declaración al arrestado, pareja sentimental de la madre del bebé) mantiene el proceso en 'stand by', hasta que todas las diligencias recaigan de nuevo en el Juzgado de Instrucción número 3. Un trámite que podría durar varios días.

De confirmarse la cronicidad de las heridas, el campo de actuación para esclarecer el suceso se ampliaría y no se limitaría solo a las últimas horas del niño antes de su traslado urgente en ambulancia hasta el Hospital de Cabueñes el pasado jueves sobre la una de la tarde. En un primer momento, se detuvo a la pareja sentimental de la madre del niño, pero tras prestar declaración ante la jueza, negando cualquier acto lesivo contra el pequeño, quedó en libertad con la obligación de personarse a diario en el juzgado y la prohibición de salir de España. Y eso, pesar de que la Fiscalía solicitó su ingreso en prisión. Durante los tres días que estuvo detenido, sufriendo varios ataques de ansiedad por su situación y la muerte del pequeño, mantuvo esa misma versión que respalda la familia materna del niño desde el principio, tal y como desveló este periódico. La magistrada no vio clara su responsabilidad en los hechos con las pruebas aportadas hasta el momento y de ahí que decretase su puesta en libertad, aunque el joven continúe en calidad de investigado vinculado a la causa.

Toda la información recopilada el miércoles, tras su puesta a disposición judicial, será remitida en breves al titular del Juzgado de Instrucción número 3. A partir de ese instante, el magistrado podrá solicitar cualquier tipo de prueba adicional, profundizar en los informes médicos obrantes y hasta solicitar la toma de declaración, tanto al joven detenido como del resto de personas que tuviesen contacto con el niño. O incluso decretar el ingreso en prisión si las pruebas así le vinculan con los hechos. Es por ello que la fase de instrucción está todavía en fase muy incipiente y se agolpan las incógnitas y las dudas. Los informes médicos y las explicaciones sanitarias serán claves en el proceso.

Con la instrucción en marcha, también las partes implicadas podrán personarse formalmente en el proceso. Además de la defensa de este joven, también estará la familia paterna del niño, que tiene previsto ejercer la acusación particular.

Compartir el artículo

stats