DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mujer atacada por un oso en Asturias, con la cadera rota: "Le ha fastidiado la vida"

Un oso ataca a una mujer en Cangas del Narcea

Carmen S. C., la mujer de 75 años herida tras ser golpeada en la cara por un oso en Cangas del Narcea, se recupera de graves lesiones en el Hospital Carmen y Severo Ochoa. Tiene la pelvis rota, al igual que el fémur izquierdo. En ese mismo lado de la cara presenta las otras lesiones graves. Fue donde el animal, "enorme" según los testigos, le dio el zarpazo.

"Es una señora muy activa y ahora esto la fastidió para toda la vida", cuenta la familia de la herida. La mujer, de 75 años, precisamente estaba paseando entre los pueblos de Sonande y Sorrodiles cuando se produjo el violento encontronazo con el plantígrado.

"El susto ya lo pasamos, ahora que se recupere bien", afirman los familiares de Carmen S. C. Pese al incidente, tratarán de recobrar, en la medida de lo posible, la normalidad. "Esto es un poco triste, pero vamos a seguir saliendo a pasear", aseguran.

Además de los huesos fracturados, la mujer presenta heridas notorias en el rostro. Al parecer, el zarpazo le abrió una mejilla, que ha tenido que ser cosida. El golpe le fracturó la nariz y le hizo perder piezas dentales. Tras derribar a la mujer con su zarpazo, el animal salió huyendo a la carrera de la carretera.

Según relataron testigos, la mujer se encontraba paseando cuando salió un oso a su paso en la carreteraSiempre según el relato de vecinos, el animal se habría puesto de pie golpeando en el rostro a la mujer, que acabó tendida en el suelo mientras el oso se iba corriendo. La llamada al Servicio de Emergencias del Principado se produjo en torno a las nueve y media y fueron avisados tanto el servicio de ambulancias como Medio Ambiente. 

Esta situación, que algunos atribuyen a la presencia de “otros osos” en las cercanías que alteraron al animal, es inédita desde hace décadas. Aunque muchos vecinos del Suroccidente ya habían advertido de la posibilidad de ataques a humanos tras la franca recuperación de la especie y los cada vez más frecuentes encontronazos.

Compartir el artículo

stats