Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arresto

El camarero infiel que sisaba dinero y viajó a Las Vegas

Detienen a un empleado de un restaurante de Denia por robar 840.000 euros de la recaudación

Artículos comprados por el camarero detenido por la Policía en Dénia. .

Artículos comprados por el camarero detenido por la Policía en Dénia. .

Lo que pasó en Las Vegas, se quedó en Las Vegas, pero lo que pasó en Denia, no. Un camarero de 36 años detenido por la Policía Nacional en la ciudad dianense no deberá responder ahora por lo que hizo durante su viaje a la ciudad estadounidense del juego y en otros muchos que realizó gracias al dinero que iba sustrayendo, sino por los casi 840.000 euros que se apropió presuntamente desde 2016 en un conocido restaurante de Denia donde comenzó trabajando como camarero y acabó de encargado. Llevaba las cuentas gracias a la confianza que tenían depositada en él los propietarios y el engaño fue descubierto cuando ya se había embolsado una suma nada despreciable de la recaudación del establecimiento.

El apresado, que confesó los hechos tras ser descubierto, ha llevado un elevado tren de vida durante estos últimos años a pesar de que oficialmente su nómina rondaba los mil euros mensuales. La Policía ha descubierto que el camarero infiel entregó 180.000 euros para comprar un chalé y viajó a Las Vegas, Los Ángeles, Emiratos Árabes, París, Argentina y México. Los investigadores, que no descartan que hiciera otros viajes con escalas en otros países, afirman que el detenido se llevaba a sus allegados a estos desplazamientos internacionales y les costeaba todo.

La Policía le incauta artículos de lujo por valor de 46.500 euros, entre ellos una cazadora de 8.500 euros

decoration

Su afición a los artículos de lujo quedó patente cuando la Policía Nacional registró su domicilio en Dénia. Encontraron gran cantidad de productos cuyo precio de mercado sumaba 46.500 euros. Entre los efectos intervenidos había una cazadora valorada en 8.500 euros, pantalones a estrenar que aún tenían la etiqueta y costaban 1.500 euros cada uno, una mochila de 1.800 euros, equipos informáticos de alta gama y zapatos de 750 euros. También hizo reformas de lujo en su casa y se instaló una caja fuerte y un televisor espejo en el vestidor.

La vida de lujo del camarero llegó a su fin poco después de que los propietarios del restaurante descubrieran el fraude. El establecimiento cambió a principios de 2020 el sistema informático de facturación y cinco meses después de estar utilizándolo detectaron en agosto que había una pérdida de dinero cifrada en casi 100.000 euros.

Apropiación. Le acusan de desviar 840.000 euros a sus bolsillos en el restaurante de Dénia donde trabajaba como camarero. La Policía le detuvo y puso fin a la vida de lujo que llevaba. Ha admitido los hechos.

La Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Dénia se hizo cargo de la investigación y detuvo al camarero de confianza de los dueños como artífice del desfalco.

El camarero, un español de 36 años, comenzó trabajar en el restaurante en 2012 y cuatro años más tarde se convirtió en el único encargado de la finanzas de la empresa gracias a la relación de confianza que se había ganado y a que los dueños tenían que ausentarse periódicamente por motivos médicos. Como encargado del restaurante, atendía a los clientes al llegar y luego controlaba la caja y los cobros de las mesas.

A partir de esa nueva tarea que le encomendaron planeó un sistema para robar parte de la recaudación diaria del restaurante sin ser detectado. Para ello, manipulaba los asientos de los tickets por cada servicio dispensado y luego aprovechaba el día de descanso del restaurante para borrar su rastro.

Una de las fórmulas usadas para sisar dinero era cobrar en efectivo a clientes y dejar la factura como pendiente de cobro. Luego la borraba y nadie se daba cuenta.

Tras ser descubierto en agosto confesó los hechos y devolvió los casi 100.000 euros que detectó el nuevo programa informático. Dicho dinero fue sustraído desde que se puso en marcha el programa en 2020 hasta que fue despedido. Un informe pericial desveló luego que desde 2016 hasta el pasado año se apropió de casi 840.000 euros, por lo que los dueños le denunciaron este año.

La Policía cree que el arrestado también se apropió de dinero de las propinas. Sus compañeros de trabajo notaron que desde que ya no trabajaba con ellos en un mes ganaron más que todo un año.

Compartir el artículo

stats